15 de agosto de 2013

Brasil.- El estado de Río de Janeiro ofrece una recompensa para aclarar el asesinato de un biólogo español

BRASILIA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del estado brasileño de Río de Janeiro ha anunciado que recompensará a quienes ofrezcan información que permita detener a los responsables del asesinato del biólogo español Gonzalo Alonso Hernández, fallecido de un tiro en la nunca el 6 de agosto en Rio Claro.

El ministro estatal de Medio Ambiente, Carlos Minc, ha realizado el anuncio junto a la jefa de la Policía Civil de Río de Janeiro, Martha Rocha, responsable de las investigaciones, según informa la Agencia Brasil. Las autoridades no han aclarado la cuantía de la recompensa.

El cadáver de Gonzalo Alonso, quien residía desde hacía diez años en la zona y llevaba desaparecido varios días, fue localizado cerca de una cascada en el Parque Estatal de Cunhambebe, en la localidad de Rio Claro. Desde el primer momento, la Policía sospechó que el biólogo español fue asesinado por sus investigaciones en defensa del ecosistema local, entre otras razones por que habían robado el ordenador en el que Alonso guardaba fotos y otros documentos de sus denuncias.

La jefa de la Policía Civil del estado ha incidido en esta idea, ya que en su opinión "no fue un crimen de profesionales". Rocha ha explicado que la persona o personas que dispararon contra Alonso y después arrastraron su cadáver "conocían la región" y llevaron el cuerpo al lugar más profundo del río.

La viuda de la víctima, Maria de Lourdes Pena Campos, ha asegurado que su marido se enfrentó con los cazadores furtivos, con los extractores ilegales de palmito y con los ganaderos que provocan incendios para ganar espacio en el Parque Estatal de Cunhambebe. "Si había alguien matando aves, llegaba a la persona y le decía que no podía, que era un parque. No tenía miedo", ha recordado.

Gonzalo Alonso Hernández vivía desde hace 16 años en Brasil y abandonó una carretera en el sector del márketing para dedicarse a la conservación del medio ambiente. "Tenía la opción de regresar a España, pero prefirió llevar una vida totalmente diferente, trabajar con lo que le gustaba, en medio del bosque. Su historia no puede morir, tenemos que luchar para que se haga justicia", ha añadido la viuda.