3 de enero de 2007

Brasil.- El gobernador de Río pide al Gobierno federal tropas y equipamento militar para contener la violencia

SAO PAULO, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del estado brasileño de Río de Janeiro, Sergio Cabral, anunció hoy que pedirá a las autoridades federales el envío de tropas y equipamento militares para combatir una ola de violencia que la semana pasada dejó 19 muerto.

Según informó el diario 'O Folha de Sao Paulo', la Fuerza Nacional de Seguridad (FNS) actuará inicialmente en las fronteras del estado de Río de Janeiro para impedir la entrada de drogas y armas. Cabral dijo que la fecha para el inicio de las operaciones y el tamaño de sus efectivos serán discutidos, pero explicó que el número de soldados irán aumentado "gradualmente" hasta la celebración de los juegos Panamericanos, que tendrán lugar en julio.

Según el gobernador, la Policía Militar y la Policía del estado pedirán al Gobierno federal la utilización de helicópteros, buques y otros equipamientos de las Fuerzas Armadas para la lucha contra el crimen, además de entrenamiento. La FNS actuará junto a la Policía de Tráfico Federal, la Policía Civil y la Policía Militar.

Asimismo, el gobernador prometió también solicitar al presidente Luiz Inácio 'Lula' da Silva la actuación de las Fuerzas Armadas en patrullas alrededor de las unidades militares del Estado. "Es un trabajo conjunto, es profiláctico. Nos estamos enfrentando a un problema crónico de décadas que tiene que ser afrontado con sabiduría, sin pirotecnia ni soluciones provisionales", explicó Cabral, citado por 'O Folha'. "La Policía civil y la Policía Militar son insustituibles", agregó.

La próxima semana, Cabral se reunirá con el resto de gobernadores de la región Sureste del país --Aecio Neves, de Minas Gerais, José Serra, de Sao Paulo, y Paulo Hartung, de Espíritu Santo, junto a sus respectivos secretarios de seguridad-- para crear un gabinete de gestió integrado en la región. "Acabó la época de actuar solos, de disputarse el espacio de seguridad", aseguró.

La semana pasada, bandas de traficantes lanzaron una serie de ataques contra estaciones de policía y autobuses, en unos incidentes que se saldaron con 19 muertos, entre ellos ocho quemados dentro de un transporte.

Anoche, asaltantes ordenaron de nuevo a los pasajeros de otro autobús evacuar el vehículo y luego lo incendiaron en la barriada de Sao Joao de Meriti, a las afueras de Río, sin que se produjeran heridos, indicó el rotativo brasileño.

Las autoridades atribuyen los atentados de los últimos días a las bandas de narcotraficantes que operan en Río y que estarían respondiendo a la creciente presencia en las 'favelas' de milicias paramilitares, formadas por policías y ex policías, cuya existencia niegan algunos responsables gubernamentales.