9 de abril de 2008

Brasil.- Al menos 34 muertos y unos 190.000 damnificados por las inundaciones y los ríos desbordados en Brasil

RIO DE JANEIRO, 9 Abr. (Reuters/EP) -

Al menos 34 personas han muerto hasta el momento y unas 190.000 han resultado damnificadas a causa de los ríos desbordados y las inundaciones registrados en el noreste de Brasil, mientras que se teme que aparezcan botes de numerosas enfermedades, informaron ayer las autoridades.

El secretario nacional de Defensa Civil, Roberto Guimaraes, inició una visita por cuatro ciudades del estado de Maranhao, uno de los más afectados, en el marco de una gira por las regiones castigadas durante el último mes de intensas lluvias. En Maranhao, donde más de 55.000 personas resultaron afectadas en 86 municipios, los ríos desbordados e inundaciones causaron cuatro muertos y al menos un desaparecido, indicó la oficina de Defensa Civil del estado.

Por otro lado, en Paraíba, donde se elevó a 75 el número de municipios azotados por el desastre, hasta la tarde del lunes se habían contabilizado 25 muertos, mientras 11.800 personas debieron abandonar sus hogares. Además de 1.140 casas destruidas y dañadas, 29 carreteras estatales funcionaban de forma precaria y seis tenían la circulación interrumpida.

En Ceará, las inundaciones dejaron al menos cuatro muertos. Más de 142.000 personas resultaron damnificadas, mientras 5.200 familias debieron abandonar sus casas, indicó telefónicamente un portavoz de la Defensa Civil estatal. También Pernambuco se vio afectada, 31 municipios sufrieron inundaciones y 22 decretaron situación de emergencia, después que las lluvias causaron dos muertos y dejaron 25.0000 damnificados, dijo un portavoz gubernamental.

MEDIDAS GUBERNAMENTALES

Las lluvias, inusualmente fuertes en una región acostumbrada a periódicas sequías, también derribaron puentes y afectaron carreteras. Además de temer brotes de enfermedades, los estados del noreste, una de las regiones más pobres, se enfrentan a fuertes pérdidas en sus cosechas y comenzaron a ofrecer asistencia de emergencia a los agricultores.

El presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunió el lunes con ocho gobernadores para conocer las necesidades de sus Estados, después de liberar 540 millones de reales (203,6 millones de euros) para socorrer a los damnificados. Los estados afectados comenzaron a trabajar además para extender a los agricultores afectados por las lluvias la concesión de un seguro de zafra, normalmente aplicado en períodos de sequía.

Asimismo, en la reunión con Lula, los gobernadores mostraron su preocupación por que, al cesar las lluvias, surjan focos de mosquitos transmisores del dengue, que periódicamente afecta a la calurosa región y está causando estragos en Río de Janeiro, en el sureste del país. El dengue ya dejó 68 muertos en lo que va del año en el estado de Río de Janeiro, sobre un total de 60.000 personas afectadas.

El ministro de Integración Nacional, Geddel Vieira Lima, declaró que el presidente quería la colaboración de la población, además de las tareas de los Gobiernos, para combatir el mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue.