29 de marzo de 2014

Muere otro obrero en el estadio de Corinthians

Muere otro obrero en el estadio de Corinthians
GETTY

BRASILIA, 29 Mar. (Notimérica/EP) -

   Un obrero ha muerto en la construcción del estadio de Corinthians, ubicado en el distrito de Itaquerao, en la ciudad de Sao Paulo (sureste), donde está previsto que se juegue el partido inaugural del Mundial de Fútbol que se celebrará el próximo mes de junio en Brasil.

   El suceso ha ocurrido a las 10.30 (hora local), cuando Fabio Hamilton da Cruz ha caído desde una altura de 15 metros mientras trabajaba en el montaje de las gradas provisionales, según ha informado el Cuerpo de Bomberos.

   En cambio, Fast Engenharia, la empresa que había subcontratado a Da Cruz, ha explicado que ha caído de una altura de ocho metros y ha subrayado que el obrero contaba con todos los equipos necesarios para garantizar su seguridad.

   "El trabajador recibió inmediatamente los primeros cuidados médicos en el local y después fue trasladado al Hospital de Santa Marcelina" en una ambulancia de Odebrecht, la empresa que se encarga de la construcción del Corinthians.

   Da Cruz se ha sometido a una intervención quirúrgica, pero finalmente, alrededor de las 16.00 (hora local), ha fallecido a causa de la gravedad de las lesiones sufridas, de acuerdo con la cadena brasileña O'Globo.

   Se trata de la tercera víctima mortal del Corinthians. El pasado mes de noviembre, otros dos obreros --Fábio Luis Pereira y Ronaldo Oliveira dos Santos-- murieron al desprenderse una grúa mientras colocaban una parte del techo del estadio.

   El Corinthians acogerá el partido entre las selecciones de Brasil y Croacia que se disputará el próximo 12 de junio, iniciando el Mundial de Fútbol. Aunque su entrega estaba prevista para diciembre, después de varios aplazamientos, deberá estar listo para mayo.

SÉPTIMA MUERTE

   En el cómputo global, la de Da Cruz es la séptima vida que se pierde en la construcción de los estadios del Mundial de Fútbol de Brasil, lo que ha suscitado una fuerte crítica por parte de la sociedad brasileña.

   La primera víctima mortal a causa de este evento deportivo de alcance internacional se produjo en junio de 2012 en Brasilia, cuando un trabajador se cayó desde 30 metros de altura en el estadio nacional.

   A ello hay que sumar los tres obreros que fallecieron en la construcción del estadio de Manaos: uno en marzo de 2013, al caerse desde una altura de cinco metros; otro en diciembre de 2013, al precipitarse desde 35 metros; y otro el pasado mes de febrero mientras manejaba una grúa.