30 de marzo de 2007

Brasil.-El representante de la comunidad judía en S.Paulo renuncia al cargo tras ser detenido por robar corbatas en EEUU

Tenía previsto reunirse con el Papa Benedicto XVI en mayo en Sao Paulo

SAO PAULO, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El rabino Henry Isaac Sobel ha abandonado la presidencia del Rabinato de la Congregación Israelí Paulista (CIP) tras ser encarcelado en Estados Unidos por el presunto robo de corbatas en una tienda. Sobel tenía previsto participar en un encuentro ecuménico con el Papa Benedicto XVI durante su visita a Brasil el próximo mayo.

Tras dejar su cargo, Sobel ya no será el encargado de representar a la comunidad judía en la reunión con el Sumo Pontífice en el monasterio de Sao Bento, informó la prensa local. Según el diario 'Estado de Sao Paulo', con toda probabilidad, el rabino Michel Schlesinger será el encargado de sustituir a Sobel, quien anoche estuvo reunido con la presidenta de la CIP, Dora Lúcia Brenner, y otros miembros de la dirección. Después, abandonó la sede de la congregación, en el centro de Sao Paulo, entre fuertes medidas de seguridad.

Sobel pidió ayer ser apartado del cargo después de la divulgación de la noticia de su detención el pasado viernes en Palm Beach, Florida. El rabino fue acusado de robar cinco corbatas en una tienda de Louis Vuitton de la Avenida Worth, más conocida como Rodeo Drive.

Un dependiente de la tienda llamó a la Policía después de percatarse de que faltaba una corbata y considerar que el rabino era sospechoso. Un vídeo interno mostró a Sobel cogiendo la corbata, doblándola y abandonando la tienda con las manos vacías, y probablemente la prenda en el bolsillo. En el coche del rabino había otras cuatro corbatas robadas. En total, se estima el valor de las cinco corbatas en 680 dólares (algo más de 500 euros).

De padres belgas, Sobel nació en Portugal, pero tiene nacionalidad estadounidense, y vive en Brasil desde hace 36 años. Su salario en la Congregación Israelí Paulista, la mayor del país, se estima en 25.000 reales (algo más de 9.000 euros). Tendrá que comparecer ante un juez en Palm Beach el próximo 23 de abril.