28 de agosto de 2007

Brasil.- El Supremo incluye al ex ministro José Dirceu entre los acusados que serán juzgados por un caso de corrupción

BRASILIA, 28 Ago. (EP/AP) -

El Supremo Tribunal Federal (STF) decidió el lunes (madrugada de hoy en España) que también sean procesados por el escándalo de corrupción de 2005 Roberto Jefferson --cuyas revelaciones destaparon el escándalo y propiciaron el proceso-- y José Dirceu, ministro jefe de gabinete del presidente Luiz Inacio Lula da Silva hasta aquel año.

Junto a Dirceu y Jefferson, la decisión del STF --máxima corte de Brasil-- recayó sobre cuatro miembros del Partido Progresista, cuatro del Partido Liberal (PL), cuatro del Partido Trabalhista (Laborista) Brasileiro --incluyendo a Jefferson--, y uno del Partido Movimiento Democrático Brasileño, informó la institución en su página web. Los formaciones en el Gobierno.

Los políticos serán juzgados por delitos de corrupción y "formación de cuadrilla" y asociación para cometer un crimen, según indicó el Tribunal.

La decisión del STF supone que acepta la apertura de un juicio contra los acusados por los cargos formulados por la Fiscalía General en abril de 2006 y que pueden acarrear hasta doce años de prisión, en el caso de corrupción. El dictamen final del STF no se espera hasta al menos dentro de un año.

El caso de corrupción se descubrió en junio de 2005, cuando el entonces diputado Roberto Jefferson denunció que varias personas del Gobierno de 'Lula' da Silva y de su partido, el Partido de los Trabajadores (PT) pagaron sobornos de cerca de 13.000 dólares (unos 9.527 euros) al mes entre 2003 y 2004, para que votaran a favor de proyectos oficiales.

Según el testimonio de Jefferson, el arquitecto del esquema fue Dirceu y que su partido recibió del PT en julio del 2004 al menos cuatro millones de reales (más de 1,4 millones de euros), pero que en su caso no eran sobornos, sino dinero para pagar deudas de campañas. Los fondos serían tanto de origen público como privado, según la Fiscalía.

Dirceu, descrito por la Fiscalía como uno de los que organizó el supuesto esquema de pagos, dimitió en 2005 en medio del escándalo y junto con Jefferson fue expulsado del Congreso en un juicio político aquel mismo año.

Tanto Dirceu como el resto de los políticos han negado los sobornos. El PT sí admite que distribuyó fondos entre algunos de sus propios militantes y aliados para que cancelaran deudas de campañas en comicios pasados, aunque no fueron declarados a las autoridades electorales, como dispone la ley.