6 de julio de 2015

Carolina del Sur comienza el debate sobre la retirada de la bandera confederada

Carolina del Sur comienza el debate sobre la retirada de la bandera confederada
FLICKR / EYELIAM

CHARLESTON (CAROLINA DEL SUR), 6 Jul. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Carolina del Sur comenzará este lunes a debatir una normativa para retirar la bandera confederada que ondea ante su sede en la ciudad de Columbia, la capital de este estado situado en el sureste de Estados Unidos.

El debate llega después de que numerosos altos cargos electos, incluida la gobernadora del estado, la republicana Nikki Haley, reclamaran la retirada de la enseña confederada tras el asesinato el 17 de junio de nueve afroamericanos a manos de un joven blanco en la iglesia metodista Emanuel de Charleston. Entre las víctimas figuraba el pastor de ese templo, el reverendo Clementa Pinckney, que también era senador del estado de Carolina del Sur.

Políticos y empresarios están abogando por quitar la bandera confederada de las instituciones, una enseña considerada por muchos como un símbolo de la esclavitud. Tras la masacre de Charleston, se difundieron varias fotografías en las que se veía al joven autor de los disparos posando con esa bandera con un manifiesto racista.

La normativa para retirar la bandera podría ser aprobada este jueves. Una reciente encuesta publicada por los diarios 'Post' y 'Courier' muestra que las dos cámaras del Parlamento de Carolina del Sur alcanzarán la mayoría de dos tercios que necesitan según la normativa estatal para ordenar la retirada de la enseña, que fue utilizada por los estados rebeldes durante la Guerra Civil norteamericana.

Haley ha liderado la causa para retirar las banderas confederadas en Carolina del Sur y, además, 29 de los 46 senadores que componen la Cámara Alta de este estado han firmado una ley bipartidista para transferir la bandera a un museo militar. El Senado de Carolina del Sur tiene previsto votar la retirada de la bandera tras su debate en la Cámara de Representantes de ese estado.

La bandera confederada fue izada en el Capitolio de Carolina del Sur en 1961 como parte de las conmemoraciones de la Guerra Civil. Los críticos sostienen que el izado supuso un claro desafío a los Derechos Humanos y se manifestaron en contra de su exhibición.