26 de enero de 2015

Caso Matías Berardi: Uno de sus asesinos se fuga de la cárcel

Caso Matías Berardi: Uno de sus asesinos se fuga de la cárcel
PIXABAY

BUENOS AIRES, 26 Ene. (Notimérica) -

   Dos presos se han fugado en las últimas horas de la cárcel de Marcos Paz, en Buenos Aires, uno de ellos, Gabriel Raúl Figueroa, condenado a cadena perpetua por el secuestro y asesinato del joven Matías Berardi, en septiembre de 2010.

   El segundo prófugo es Luciano Javier Campos, que había sido trasladado a Marcos Paz después de fugarse del Penal de Ezeiza en agosto de 2013, donde cumplía condena por homicidio agravado y tras ser capturado de nuevo en octubre de 2013.

   Berardi fue secuestrado en la mañana del 28 de septiembre de 2010 en el cruce de ruta 26 y Panamericana, en Ingeniero Maschwitz, después de bajarse de un automóvil cuando regresaba de una fiesta de graduados en Buenos Aires, según ha publicado el diario argentino 'La Nación'.

Relacionadas

   Mientras los secuestradores negociaban con su familia el rescate, Berardi se escapó y tras ser capturado de nuevo, lo asesinaron en un descampado de dos disparos, en la ruta 6, cerca de la ciudad de Campana, en la provincia de Buenos Aires.

   "Tras la cena, los internos permanecieron en el salón de usos múltiples de la unidad residencial 2. Al momento de conducirlos de regreso a sus celdas y realizar el correspondiente recuento, se detectó la ausencia de los detenidos Luciano Javier Campos y Gabriel Raúl Figueroa", según indica el informe penitenciario.

   Tras descubrir la fuga, las autoridades de la cárcel dieron parte al juez federal en lo Criminal y Correccional 2 de Morón, Claudio Daniel Galdi, quien está a cargo de la causa, denominada "evasión". Las fuerzas policiales están realizando numerosas búsquedas con el fin de capturarlos.

   Además, investigadores judiciales han estado este domingo por la tarde realizando los primeros peritajes y la recogida de testimonios, con el fin de explicar cómo se produjo la fuga. El penal de Marcos Paz, un complejo de 120 hectáreas, tiene una capacidad de 1644 reclusos.

RELACIONADAS:

Envían a la cárcel a una mujer que mató a su hija a golpes e intentó suicidarse

El narcotráfico también se cuela en las prisiones mexicanas