18 de noviembre de 2011

El 63% de los chilenos aboga por una educación universitaria gratuita para los estudiantes con menos recursos

SANTIAGO, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 63 por ciento de los chilenos considera que la educación universitaria debería ser gratuita para los estudiantes con menos recursos, mientras que el resto debería pagar en función de sus ingresos, según revela una encuesta de la Universidad San Sebastián de Chile, recogida por el diario 'El Mercurio'.

Frente a la tendencia mayoritaria, el 23 por ciento considera que la educación universitaria debe ser gratuita para todos los estudiantes y el 13 por ciento que solamente debe ser gratuita para los que tienen menos recursos, mientras que el resto debe acceder a ella mediante créditos acordes con sus ingresos.

En cuanto a la educación primaria y secundaria, el 58 por ciento de los chilenos es partidario de que las familias paguen en función de sus ingresos en centros públicos y subvencionados, frente al 40 por ciento que defiende la gratuidad para todos los estudiantes.

Interrogados sobre qué nivel de enseñanza debería recibir más recursos públicos, el 52 por ciento ha señalado como prioridad la educación primaria y secundaria, el 17 por ciento la universitaria y preescolar y el 13 por ciento la técnico-profesional.

Además, la mayoría ha coincidido en que la calidad de la educación varía según el tipo de centro. Así, ha considerado que es 'mala' en los colegios públicos, 'regular' en los subvencionados y 'buena' en los privados.

En relación al ánimo de lucro en los centros educativos, el 75 por ciento se ha mostrado a favor de mantener su prohibición para aquellos que reciben subvenciones públicas.

APOYO A LOS ESTUDIANTES

El resultado de esta encuesta refleja un apoyo parcial a las demandas de los estudiantes, que desde hace seis meses se manifiestan en las principales ciudades del país en demanda de una reforma del sistema educativo que garantice su calidad y acceso universal.

Los estudiantes abogan por una educación gratuita en todos los niveles de enseñanza y para todos los estudiantes, independientemente de sus ingresos, así como por la prohibición del ánimo de lucro en los centros educativos.

Las negociaciones con el Gobierno permanecen suspendidas, por su negativa a aceptar la gratuidad absoluta de la educación. El ministro del ramo, Felipe Bulnes, ha propuesto la gratuidad para el 70 por ciento del alumnado para evitar que la población "pague la educación a los ricos".