26 de febrero de 2007

Chile.- Las autoridades extreman los controles tras el hallazgo de la mosca de la fruta en Santiago

SANTIAGO, 26 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Las autoridades sanitarias chilenas intensificaron hoy las medidas de control tras el hallazgo de dos ejemplares de la llamada "mosca de la fruta" o "mosca del mediterráneo" en la zona sur de Santiago.

Se trata de dos machos de la especie, denominada científicamente como "ceratitis capitata", que cayeron en una de las cinco mil trampas con que las autoridades mantienen el control y la vigilancia de esta plaga, de la cual el país está libre desde hace varios años, en razón a su calidad de nación exportadora de productos agrícolas.

La "ceratitis capitata" tiene una gran incidencia en los países mediterráneos, ya que ha afectado a numerosos cultivos, sobre todo cítricos y frutales de hueso y de semilla. Su dispersión se debe al transporte de productos realizado por el hombre.

En este sentido, Francisco Bahamondes, director del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), explicó "Chile es un país libre de mosca de la fruta, entonces, cuando aparecen estos focos, quiere decir que alguien que viajó trajo una fruta contaminada desde el exterior".

Bahamonde informó de que se intensificaron los controles y que sensibilizó el área afectada a través de la instalación de trampas adicionales y un muestreo sistemático de frutas.

A pesar de la baja detección de la plaga durante esta temporada, según los compromisos internacionales con los países compradores de fruta fresca chilena, se estableció un área de cuarentena en un radio 7,2 kilómetros desde el lugar de captura, que abarca exclusivamente a la capital chilena.

Todas las medidas adoptadas por el SAG están en concordancia con los lineamientos internacionales, y cuya adopción permite a Chile mantener el reconocimiento de país libre de la plaga.

El director del SAG hizo un llamamiento para que los viajeros no ingresen ilegalmente fruta fresca al país, ya que está comprobado que esta acción representa un serio riesgo para las exportaciones, con aumento de costos, restricciones de mercados, pérdida de ventajas comparativas y otros factores que pueden representar millones de dólares en pérdidas para el país.

A nivel nacional, durante el año 2006 se decomisaron 310 toneladas de productos de origen agrícola y 37 toneladas de productos pecuarios.