12 de marzo de 2012

Chile declara la alerta por las fuertes lluvias que han dejado 800 familias afectadas

SANTIAGO, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las intensas lluvias de las últimas horas en Chile han obligado a las autoridades a declarar este lunes el alerta roja en la provincia de Magallanes y la amarilla en Arica, tras anegaciones que han dejado 800 familias afectadas y cerca de 300 personas evacuadas, según el balance oficial divulgado por medios locales.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) decretó el alerta roja en Magallanes, cuya localidad más afectada es Punta Arenas. Allí, el río Las Minas se desbordó en el centro de la localidad, en un evento que no se producía desde hace once años. Se prevé el arribo de la ministra chilena del Trabajo, Evelyn Matthei, a la región, para coordinar las acciones pertinentes.

Las autoridades han señalado que el agua que ha caído en las últimas 24 horas representa el 25 por ciento de lo que llueve en un año promedio en la ciudad. También están atentos a otros dos ríos de la zona.

Mientras, a la región de Arica y Parinacota, donde el río San José se desbordó, se traslada el ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín, para coordinar las labores de ayuda.

COSTOS POLÍTICOS

El director nacional de la Onemi, Benjamín Chacana, ha pedido la renuncia a la directora regional en Magallanes, Érika Canales, por considerar que este domingo respondió inadecuadamente ante el inminente desbordamiento del río Las Minas.

"A ella se le pidió ya la renuncia", ha confirmado Matthei. "El Gobierno ha reestructurado totalmente la Onemi; queremos directores regionales que tengan mucha capacidad, mucha autonomía, muchas facultades", ha agregado.

"Cuando hay una situación que no está clara, el director regional siempre tiene que llamar al cuidado, a la precaución, a que la gente esté advertida, pero no a una calma y una seguridad que no estén constatadas", ha resaltado por su parte la ministra Matthei.

Por su parte, Chacana ha explicado que ha removido a su directora regional porque descartó la noche del domingo, a través de los medios de comunicación, que la ciudad de Punta Arenas se encontrara en una situación de emergencia, "lo que a pocas horas demostró ser un juicio apresurado, que no dio cuenta de la gravedad de la situación que enfrentaba la comuna".