25 de octubre de 2007

Chile.- Identifican una región del cerebro involucrada en el deseo de consumir drogas

(((Noticia embargada hasta las 20:00 horas de hoy)))

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Chile en Santiago han identificado una región del cerebro, la corteza insular, que participa en el deseo de consumir drogas en ratas adictas a las anfetaminas. Si estos descubrimientos, publicados en la revista 'Science', fueran aplicables a los humanos se podrían desarrollar terapias para tratar la adicción a los fármacos y ciertos efectos secundarios de los fármacos sobre el comportamiento.

La corteza insular, también denominada ínsula, se encuentra en una zona profunda del cerebro y forma parte del sistema que controla cómo percibe el cuerpo sus necesidades y estados fisiológicos. Los investigadores, dirigidos por Marco Contreras, descubrieron que el silenciamiento temporal de la actividad neuronal en esta área evita el deseo de consumir anfetaminas.

En una segunda prueba, los científicos inyectaron a las ratas un fármaco de litio que estabiliza el estado de ánimo para provocar las molestias y el malestar que el litio y otros medicamentos pueden causar. Al administrar el litio a los animales, éstos se echaron sobre la barriga, lo que mostraba su malestar, sin embargo, cuando el fármaco se administró tras bloquear las señales a la ínsula, las ratas se comportaron de forma natural.

Según Fernando Torrealba, coautor del trabajo, "esto nos demostró que la corteza insular no sólo informa al resto del cerebro sobre el deseo, sino también sobre las señales de malestar gastrointestinal, y que esta información sobre los estados corporales puede orientar el comportamiento". El investigador señala que dado que esta región sirve para percibir las necesidades corporales y emociones, puede ser una estructura clave en la toma de decisiones, al informar a la corteza prefrontal ejecutiva sobre nuestras necesidades, como en el caso del abuso de drogas.

Los planes del equipo científico para el futuro incluyen evitar este deseo de consumir drogas durante periodos prolongados de tiempo y aliviar otros mecanismos de malestar y dolor.