15 de enero de 2008

Chile.- La Iglesia critica la "instrumentalización" de los mapuches para romper los acuerdos "con agitación y violencia"

SANTIAGO, 15 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La Iglesia Católica ha hecho una dura crítica sobre la situación de los pueblos originarios en Chile al considerar que han sido objeto de una "instrumentalización" por parte de personas ajenas a esta realidad que obstruyen los acuerdos "con agitación y violencia". Además, cree que junto al "desconocimiento, los prejuicios y la discriminación", se han implementado "políticas inadecuadas".

Así lo aseguró la Conferencia Episcopal tras el recrudecimiento del conflicto mapuche en el sur de Chile, después la muerte de un joven universitario de esa etnia por un disparo de la policía y del agravamiento de salud de una activista condenada a 10 años por incendiar una hacienda y que está al borde de la muerte tras 95 días en huelga de hambre para reclamar por su inocencia.

El presidente del Episcopado, monseñor Alejandro Goic, consideró que la situación a la que se enfrentan los mapuches es "altamente compleja". "Lamentablemente, la preocupación por el pueblo mapuche que amplios sectores ciudadanos dicen manifestar, no se corresponde con un esfuerzo real por escuchar la voz de sus dirigentes representativos y por comprenderlos en su propia cultura", señaló.

Monseñor Goic valoró la voluntad expresada por el Gobierno de Michelle Bachelet al crear un Comité Interministerial que buscará soluciones al conflicto y dijo confiar en que su tarea pueda derivar en "soluciones reales" a las demandas de las comunidades mapuches, lo mismo que de las personas y empresas que han sido víctimas de una "violencia irracional que a nada conduce".

De un modo particular, expresó su preocupación la activista mapuche Patricia Troncoso Robles, quien se ha mantenido junto a otros dirigentes en huelga de hambre durante 95 días y que está al borde de la muerte. Citando el informe médico elaborado por tres profesionales que la examinaron, monseñor Goic destacó que su deteriorada condición física podría ponerla en evidente riesgo vital.