19 de noviembre de 2007

Chile.- Jóvenes chilenos reconocen consumo de drogas, alcohol y falta de oportunidades, según encuesta

SANTIAGO, 19 Nov. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Los jóvenes chilenos reconocen que su principal problema es el consumo excesivo de drogas y alcohol y están preocupados por la falta de oportunidades educacionales y laborales, así como por la delincuencia, según los resultados de una encuesta nacional dada a conocer hoy en Santiago.

No obstante, la muestra, realizada por el estatal Instituto Nacional de la Juventud (Injuv) y que fue presentada por el director del organismo, Juan Eduardo Faúndez, refleja que los encuestados tienen confianza en que su situación "cambiará en el futuro".

La V Encuesta Nacional de la Juventud consideró a hombres y mujeres de entre 15 a 29 años, pertenecientes a todos los niveles socio económicos, residentes en todas las regiones del país, en zonas urbanas y rurales. El tamaño de muestra fue de 6.345 casos, con un margen de error muestral del 1,25 por ciento a nivel nacional, y de un máximo de cinco por ciento para las ciudades con menor número de casos, considerando un nivel de confianza del 95 por ciento.

El estudio abarca temáticas sobre representaciones de la juventud chilena, expectativas respecto del país, integración microsocial y capital social, discriminación, poder y relaciones de género, integración al sistema democrático, exposición a nuevos condicionantes sanitarios, procesos educativos, integración al mercado del trabajo, uso de tiempo libre y nuevas tecnologías y situación y prácticas financieras.

La mayoría de los jóvenes son positivos respecto al futuro del país (mejor que ahora 58,9 por ciento), optimismo que aumenta en relación a 2003, fecha en que se realizó la muestra anterior. La mayoría de los jóvenes son optimistas respecto a su propio futuro (86,4 por ciento), lo cual incrementa en relación con la situación en 2003.

La mitad de los jóvenes confía en que el Estado es capaz de solucionar la mayoría de los problemas, tendencia de confianza que aumenta en los jóvenes de segmentos socioeconómicos más altos.

Con respecto a los niveles de confianza de los jóvenes hacia las instituciones y personas que cumplen funciones públicas es similar, con excepción de la figura de la presidenta de la república; quien encarna una confianza mayor respecto de otras instituciones del Estado.

Además, el estudio da cuenta de que existe consenso en los jóvenes en cuanto a considerar a la democracia como el mejor sistema de gobierno. Sin embargo, la insatisfacción con el funcionamiento de ésta Chile es mayoritaria y transversal en sexo y edades.

Con respecto a la participación ciudadana persiste un desinterés por utilizar mecanismos institucionalizados tradicionales (no inscripción en los registros electorales o desinterés en participar de los partidos políticos). No obstante, ello no supone una ausencia de participación juvenil. Los jóvenes efectivamente participan o se sienten interesados en participar en otras instancias, como por ejemplo, organizaciones filantrópicas o de voluntariado, artístico - culturales, o en los denominados "nuevos movimientos sociales" donde la lucha por un ideal o una causa común es fundamental para alimentar el movimiento.

En materia educativa se registra una mayor cobertura. Sin embargo, esta mayor cobertura no tiene una correlación de mayor acceso en la percepción de los jóvenes. Existe consenso entre ellos acerca de las dificultades de acceso a la educación y trabajo. A su vez, son los estratos más bajos los que menos participan del sistema educacional, perpetuándose así las desigualdades características del sistema educacional chileno.

Se perciben señales de precariedad en la inserción laboral de los jóvenes. Su primera experiencia laboral remunerada es en su mayoría desprovista de contrato y se inician laboralmente incluso en la época escolar.

Las prácticas sexuales de los jóvenes permiten hablar de una conducta sexual desprotegida. Esto se evidencia en el no uso de métodos anticonceptivos en la primera relación sexual, en las razones voluntarias de este "no uso" ("no me gusta usarlo", "no me atreví a sugerirlo", etc.), en la escasa proporción de jóvenes que se ha realizado el test del SIDA, y en las razones para realizarlo (prevención de embarazo), entre otros factores.