15 de noviembre de 2007

Chile.- Pánico en la población tras dos fuertes réplicas al terremoto que afectó al norte de Chile

Cifra de damnificados llega a 15.000, según la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

SANTIAGO, 15 Nov. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Pánico en la población han causado dos fuertes réplicas de 6,2 y 6,8 grados Richter que han sucedido hoy al terremoto de 7,7 grados Richter que afectó ayer al extremo norte de Chile y que abarcó casi 2.000 kilómetros de territorio.

El movimiento causó la muerte de dos mujeres, 150 heridos y miles de damnificados que han perdido el total o parte de sus viviendas. En algunos pueblos del interior, hasta el 70 por ciento de las casas ha resultado destruidas.

Tras una noche de tensa calma, durante la cual lentamente se han ido reponiendo los servicios públicos suspendidos por el seísmo, como el agua potable, la electricidad y la telefonía, las regiones de Arica y Antofagasta se vieron afectadas por nuevos temblores que han complicado aún más la situación de los más de 15 mil damnificados que ha reportado la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi).

A primera hora, la presidenta Michelle Bachelet llegó a la zona para coordinar la entrega de ayuda a los afectados y anunció que se construirá un nuevo hospital para la ciudad de Antofagasta, debido a los daños experimentados por el establecimiento asistencial existente.

"Siguió temblando, estando conversando aquí hemos sentido varios temblores, pero está bien que estemos acá, porque tenemos que estar en la misma situación en que están los vecinos de Tocopilla", dijo Bachelet a la prensa que la acompaña durante su recorrido por las ciudades más complicadas a causa de los destrozos generados por el seísmo.

La mandataria, a quien acompañan sus ministros de Obras Públicas, Vivienda, Sanidad e Interior, quienes están evaluando los daños e implantando las medidas más urgentes, hizo un llamamiento a la ciudadanía para asumir este problema con tranquilidad, solidaridad y organización comunitaria, ya que, según explicó, "estamos llegando con ayuda, y vamos a seguir trayendo todo lo necesario. Hay que hacer un llamado a la gente a que sea solidaria, porque en esta situación hay que ayudarse".

El gobierno declaró la zona de desastre y aseguró la entrega de recursos extraordinarios para la asistencia de los damnificados, la reconstrucción de las viviendas y la reparación de caminos y otras obras públicas.

ENVÍO DE AYUDA.

Esta mañana de jueves, desde el Grupo 10 de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), en el Aeropuerto Internacional de Santiago despegó un avión con 14 toneladas de ayuda, elementos entre los que se cuentan literas, colchonetas, frazadas, implementos de cocina, carpas, cocinillas, estanques para almacenar agua potable y 500 viviendas de emergencia.

También viajaron expertos del Servicio Sismológico de la Universidad de Chile y el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), provistos de instrumental sísmico y se embarcó el Hospital de Campaña de la Fuerza Aérea para garantizar la atención primaria de los afectados. La Onemi confirmó que hay localidades como María Elena, donde el daño de las viviendas llega al 70 por ciento del total.