12 de mayo de 2006

Chile/Uruguay.- Un general chileno confirma que Pinochet ordenó enviar a Berríos a Uruguay ante seis militares

SANTIAGO, 12 May. (De la corresponsal de Europa Press Claudia Riquelme) -

El general retirado del Ejército chileno Hernán Ramírez Rurange confirmó hoy que el ex dictador Augusto Pinochet ordenó sacar del país al químico Eugenio Berríos, ex agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), ante al menos seis militares que componían el alto mando durante la dictadura.

El diario 'La Nación' tuvo acceso a la declaración judicial del ex militar, quien fue interrogado por el juez Alejandro Madrid la semana pasada, en el marco de la investigación por el secuestro y posterior asesinato del ex agente de la DINA, quien apareció muerto en una playa de Montevideo, Uruguay.

Por este caso hay una decena de uniformados chilenos del Ejército procesados así como tres militares uruguayos, quienes fueron extraditados a Santiago por su presunta responsabilidad en los hechos.

Además, el magistrado pidió el desafuero del ex dictador como responsable del crimen de Berríos, quien fue asesinado para impedir que concurriera a los tribunales a declarar en diversas causas de derechos humanos, entre ellas el crimen del diplomático español Carmelo Soria y la muerte aún no esclarecida del ex presidente chileno Eduardo Frei.

DECLARACIÓN DEL GENERAL

El diario 'La Nación' aseguró hoy que el ya retirado general Ramírez Rurange confesó que en el encuentro estaban presentes los generales Jorge Lucar Figueroa, en su época vicecomandante en jefe del Ejército; Rodrigo Sánchez Casillas, jefe del Estado Mayor Del Ejército, y el auditor general del Ejército, general Fernando Torres Silva y otros tres oficiales cuya identidad aún no ha sido confirmada.

"Y usted, general Ramírez, usted debe sacar de Chile, llevarlo y protegerlo en Uruguay, a un ex agente de la DINA, se llama Eugenio Berríos", habría dicho Pinochet al militar que confesó los hechos ante el magistrado.

Ramírez aseguró que, cumpliendo la orden del ex dictador, envió a Berríos al Batallón de Inteligencia del Ejército (BIE), dirigido por el coronel Manuel Provis Carrasco. El químico fue llevado por dos agentes de la Unidad Especial de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Pablo Rodríguez Márquez y Raúl Lillo Gutiérrez, a Punta Arenas, situado en el extremo sur del país, y luego a Argentina por el paso de Monte Aymond.

"Mi general Pinochet sabía perfectamente quién era Eugenio Berríos", explicó el militar al referirse al ex agente, que fue visto con vida por última vez en Uruguay en el año 1992, a un año de su secuestro, cuando intentó pedir ayuda en una unidad policial, pero no fue atendido.