15 de julio de 2009

China advierte a ciudadanos en Argelia sobre ataques Al Qaeda

PEKIN (Reuters/EP) - China advirtió a sus ciudadanos en Argelia sobre posibles ataques de Al Qaeda en represalia por la operación de seguridad lanzada por Pekín en la región musulmana de Xinjiang, y la seguridad fue reforzada en torno a las misiones chinas en Filipinas.

La embajada china en Argelia instó en su sitio web a todos los ciudadanos chinos y organizaciones a estar más al tanto de procedimientos de seguridad y para reforzar sus medidas de protección "considerando la situación después del incidente del 5 de julio en Urumqi".

La advertencia se dio a conocer luego de que la consultora de riesgos con base en Londres Stirling Assynt dijo en un reporte a clientes que Al Qaeda podría atacar objetivos chinos en el noroeste de Africa, citando "rumores" luego de los disturbios étnicos del 5 de julio en Urumqi, capital de la región de Xinjiang.

"China ha recordado a sus ciudadanos en el extranjero que pongan atención a su seguridad y que mejoren su protección (...) China tomará todas las medidas necesarias para proteger a sus organizaciones y ciudadanos en el extranjero", dijo el martes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Qin Gang a los periodistas.

En Filipinas, país que sufre una insurgencia musulmana en el sur de su territorio, el Gobierno ordenó que la seguridad sea reforzada en torno a la embajada china y los consulados de ese país, informó Andres Caro, jefe de la junta directiva de la policía nacional.

Caro dijo que la policía había pedido a unidades de inteligencia que investiguen amenazas contra los intereses chinos luego de que Liu Zhongxiang, el agregado de Defensa chino en Manila, solicitó asistencia policial para custodiar la embajada y las oficinas del consulado.

"Hubo información de que terroristas locales asociados con estos partidarios/terroristas chinos planean iniciar ataques contra embajadas chinas en varios países", dijo Caro a los periodistas, citando una carta enviada por Liu.

La seguridad es fuerte en vecindarios uighures de Urumqi y otras ciudades en Xinjiang luego de disturbios étnicos en los que murieron 184 personas y más de 1.600 quedaron heridas. Unas 1.000 personas han sido detenidas.

Organizaciones de uighures exiliados dijeron que se oponen a todas las formas de violencia y condenaron la amenaza reportada de Al Qaeda.

Los grupos dijeron que defienden los derechos humanos básicos y la autodeterminación de los uighures, un pueblo de raíces turcas mayoritariamente musulmán, que comparte lazos lingüísticos y culturales con Asia Central y representa menos de la mitad de los 20 millones de habitantes de la región.

Trabajadores chinos han sido secuestrados, y convoyes de ese país han sido atacados durante los últimos años en varias partes del mundo que cuentan con fuerte inversión china, incluyendo Pakistán y Níger.