23 de mayo de 2007

China.- China abre investigación para aclarar el caso del dentífrico que ha causado la muerte a 51 personas en Panamá

BEIJING, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno chino anunció hoy que ya está estudiando los informes que denuncian que varios dentífricos procedentes del país asiático y exportados a Centroamérica contienen químicos peligrosos para la salud.

Según la agencia oficial Xinhua, el Gobierno ya ha ordenado la creación de un grupo de trabajo compuesto por los responsables de los máximos organismos de calidad, seguridad alimentaria y del medicamento y aduanas para investigar el caso, y los resultados se harán públicos "lo más pronto posible", según la agencia.

Parte del equipo se encontraría ya en la provincia de Jiangsu (este), donde se elaboró la pasta de dientes exportada a Panamá (uno de los pocos países, por cierto, que no mantiene relaciones diplomáticas con China, sino con Taiwán).

El anuncio coincide con un crítico editorial aparecido en el periódico oficial 'China Daily', que acusa a los responsables de la seguridad alimentaria nacional de no reaccionar a tiempo cuando se producen estos escándalos, en referencia al caso de la comida para mascotas envenenada que se cobró la vida de varios miles de perros y gatos en Estados Unidos.

"Las contradictorias afirmaciones de nuestros organismos supervisores con respecto a sus responsabilidades en el escándalo de la comida para animales demostraron una vergonzosa falta de profesionalidad", afirma hoy 'China Daily'. "Primero negaron y poco después reconocieron que la comida contaminada procedía de China", prosigue.

El editorial recuerda, no obstante, que quienes están realmente en peligro son los ciudadanos chinos, ya que "aquí es un secreto a voces que los fabricantes utilizan estándares más elevados para exportar".

La semana pasada las autoridades panameñas retiraron del mercado los dentífricos de las marcas chinas 'Excel' y 'Mr. Cool', tras descubrirse que contenían cerca de 2,5 por ciento de glicol dietileno, un peligroso químico que en ocasiones es utilizado en lugar de la glicerina para abaratar costes.

Sólo en Panamá, se cree que al menos 51 personas han fallecido por consumir un jarabe para la tos con glicol dietileno que, además, también era originario de China.