27 de marzo de 2015

CIDH denuncia ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas

CIDH denuncia ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas
TWITTER CIDH.ORG

WASHINGTON, 27 Mar. (Notimérica) -

   La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha denunciado este viernes que América Latina aún tiene "profundos desafíos pendientes", tanto en materia de derecho a la verdad, la justicia y la reparación para las graves violaciones del pasado, como en el ejercicio de los derechos humanos en el presente democrático.

   Destaca además que en algunos países continúan siendo "generalizadas" las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas, y en la región sigue siendo extendida la práctica de "torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes en cárceles y centros de detención".

   Son algunas de las conclusiones extraídas del 154º Período ordinario de Sesiones que este órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA), ha celebrado del 13 al 27 de marzo, durante el cual ha celebrado 55 audiencias públicas sobre diversas situaciones en 22 países.

   En las audiencias participaron delegaciones de 19 Estados Miembros de la OEA, así como más de 200 organizaciones de la sociedad civil y 17 instituciones académicas. También se realizaron 29 reuniones de trabajo, 20 de las cuales fueron sobre soluciones amistosas, según la información consultada por Notimérica.com.

   Después de evaluar la información recibida, la Comisión destaca que las transiciones a la democracia que muchos países de América Latina vivieron a mediados de la década de los ochenta, constituyeron logros históricos, ya que sólo en democracia es posible caminar hacia la garantía de los derechos humanos de los habitantes, sean los derechos políticos y civiles como los económicos, sociales y culturales.

   Sin embargo, la CIDH señala que existen "significativos obstáculos" en el acceso a la justicia. Indica al respecto que los defensores y las defensoras de derechos humanos y los periodistas son objeto de "amenazas, hostigamientos y asesinatos, que en un alto porcentaje permanecen impunes".

   Asimismo, hay una tendencia hacia la criminalización y represión de la protesta social en muchos países de la región, y se recibió información según la cual, en algunos países se utiliza frecuentemente a las Fuerzas Armadas para el control de las manifestaciones y en funciones de seguridad ciudadana, lo cual "es contrario a los estándares interamericanos de derechos humanos".

   Además, la CIDH recibió información sobre el uso desproporcionado de la fuerza por parte de fuerzas policiales, lo cual "genera un grave impacto, en especial sobre niños, niñas y adolescentes y sobre jóvenes afrodescendientes".

   Además denuncia que la violencia contra los y las afrodescendientes, las mujeres, y las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex se perpetúa en un contexto de permisividad social "y con altos niveles de impunidad para los perpetradores", mientras que las personas afrodescendientes siguen viviendo en condiciones estructurales de discriminación, "la cual permea los sistemas judiciales".

   Finalmente, en este periodo de sesiones la CIDH recibió información sobre la elevada concentración de la propiedad y el control de los medios de comunicación, tanto públicos como privados, "lo cual deriva en una preocupante ausencia de diversidad y pluralismo".

   Asimismo, subsiste una situación de afectación a los derechos de niños, niñas y adolescentes como resultado del contenido de la programación de muchos medios de comunicación. Delegaciones de cinco Estados compartieron sus experiencias en el abordaje a este tema en una fructífera reunión convocada por la Comisión.

EXPLOTACIÓN SIN PRECEDENTES DE RECURSOS NATURALES

   Por otra parte, la CIDH indica que el desarrollo económico de la región en las últimas décadas ha generado un impulso "sin precedentes" en la explotación de recursos naturales en el continente.

   En muchas ocasiones --dice-- estos proyectos de desarrollo "no se manejan en estricto apego" a los derechos humanos, y tienen un especial impacto sobre las personas afrodescendientes y sobre los pueblos indígenas y sus tierras y territorios ancestrales.

   En una de las audiencias, un participante indicó que se presentó ante la CIDH para "testimoniar la angustia y sufrimiento de muchos hermanos y hermanas que sufren en algunas circunstancias las consecuencias de una devastadora y cada vez más amenazante actividad extractiva sin rostro humano y sin ética".

     Entre las sesiones que ha celebrado la CIDH, una fue impulsada por 11 organizaciones y movimientos sociales nicaragüenses que denunciaron ante dicho organismo las "múltiples violaciones" a los derechos humanos que lleva aparejado el proyecto de construcción del Canal Interoceánico en Nicaragua.

   Para la CIDH, es imprescindible que cualquier proyecto de desarrollo se realice de acuerdo a los estándares de derechos humanos del sistema interamericano, incluyendo el requisito de consulta previa.

   Asimismo, destaca que recibió información "preocupante" sobre la existencia de una relación entre empresas extractivas y agentes de policía que serían contratados por estas.

   Señala al respecto que la explotación de recursos naturales genera diversos tipos de impacto que afectan no sólo a los pueblos indígenas y afrodescendientes sino a otros sectores poblacionales, incluyendo dificultades crecientes en el acceso al agua potable en algunas regiones, en especial en áreas rurales.

   Para la CIDH, resulta "alarmante" la situación de "grave vulneración a los derechos humanos" en la que viven personas apátridas y miles de desplazados internos en el continente, así como las amenazas, ataques, asesinatos y desapariciones forzadas de las cuales son víctimas cientos de miles de migrantes y de víctimas del tráfico y la trata de personas, incluyendo niños y niñas, muchos de ellos con fines de explotación sexual.

   La CIDH también recibió en este período de sesiones información "altamente preocupante" sobre las graves vulneraciones a los derechos humanos que resultan de vivir en asentamientos urbanos.

   Asimismo subraya que la pobreza continúa afectando "en forma desproporcionada" a las mujeres, los niños y las niñas, los pueblos indígenas, y las personas afrodescendientes, así como a las personas con discapacidad y las personas adultas mayores.

   Finalmente, la CIDH recibió información de que las personas de algunos países sufren represalias y reciben amenazas por asistir a audiencias y por acudir al sistema interamericano de derechos humanos.

CIDH

   La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

   La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia.

   La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.