22 de julio de 2008

Clima.- La tormenta tropical 'Dolly' podría convertirse en huracán en el Golfo de México

CANCÚN (MÉXICO), 22 Jul. (Reuters/EP) -

La tormenta tropical 'Dolly' salió ayer a las aguas del Golfo de México tras haber causado lluvias y vientos a su paso por la Península de Yucatán, y podría convertirse en huracán a lo largo del día de hoy, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Los modelos meteorológicos proyectan que la tormenta puede atravesar la zona suroeste del Golfo de México y azotar en unos tres días la costa sur del estado de Texas y la costa norte del fronterizo estado mexicano de Tamaulipas. Estados Unidos emitió un aviso de huracán para la costa de Texas y México hizo lo propio desde Río San Fernando, en la costa de Tamaulipas, hasta la frontera con Estados Unidos.

En la ciudad turística de Cancún, en el estado de Quintana Roo, el paso de la tormenta provocó ayer lluvias y llevó a las autoridades a preparar algunos refugios y evacuar algunas áreas costeras bajas.

El Gobierno de Quintana Roo dijo que el paso de la tormenta no causó daños. Un portavoz de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en Ciudad del Carmen, en el estado de Campeche, dijo a Reuters que la tormenta no había provocado alteraciones en la operación de sus instalaciones en el sur del Golfo de México.

Según informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) la tormenta llevaba vientos sostenidos de unos 85 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes, y que podría convertirse en un huracán el martes. 'Dolly' se movía en dirección oeste-noroeste a una velocidad de unos 30 kilómetros por hora (kph) y se esperaba que modere su velocidad en los próximos dos días.

EXXON MOBIL COMIENZA LAS TAREAS DE EVACUACIÓN

La compañía Exxon Mobil comenzó ayer a evacuar a los trabajadores no esenciales de algunas plataformas de petróleo y gas natural del Golfo de México ante la aproximación de la tormenta tropical Dolly, informó la portavoz de la empresa, Margaret Ross, en un comunicado.

"Hemos iniciado la evacuación del personal no esencial desde esas instalaciones costa afuera que se prevé estén en el camino de la tormenta", comentó la portavoz, que califico de mínimo el impacto sobre la producción de las plataformas.

Además, el puerto petrolero mexicano de Cayo Arcas también fue cerrado a la navegación, según informó ayer el Gobierno, tras el paso de la tormenta, que no provocó daños pero dejó un fuerte oleaje. La Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) de México no explicó la causa del cierre del puerto, pero el Servicio Meteorológico dijo que el oleaje era fuerte en la zona.

Los otros puertos petroleros del Golfo de México permanecían abiertos, al tiempo que varias empresas productoras de crudo en todo el Golfo se preparaban para la primera tormenta del año en la región.