29 de agosto de 2008

Clima.- La tormenta tropical 'Gustav' deja 70 muertos en el Caribe a medida que avanza hacia Estados Unidos

KINGSTON, 29 Ago. (Reuters/EP) -

La tormenta tropical 'Gustav' dejó al menos 70 muertos en el Caribe, mientras se dirige a los campos de petróleo de Nueva Orleans y el Golfo de México, donde podría transformarse en huracán durante la próxima semana.

Mientras 'Gustav' se abría paso por el Caribe, 'Hanna', la octava tormenta tropical de la temporada del Atlántico, apareció en los radares con vientos de 65 kilómetros por hora y una trayectoria que la llevaría hacia Bahamas y Florida la próxima semana, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) estadounidense.

Las empresas petroleras se preparaban para Gustav, que podría propinarle a la industria el golpe más duro desde la devastadora temporada de huracanes de 2005.

A las 20.00 de la tarde (02:00 hora peninsular ), Gustav estaba a 25 kilómetros al noreste de Kingston, la capital de Jamaica, según el Centro Nacional de Huracanes CNH. Sus vientos máximos sostenidos eran de 70 millas (110 kilómetros) por hora, apenas por debajo de la intensidad de un huracán. Los meteorólogos dijeron que puede convertirse en huracán antes del viernes.

Nueva Orleans, la ciudad del sur estadounidense devastada hace tres años por el huracán 'Katrina', seguía entre los posibles lugares donde 'Gustav' podría tocar tierra.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, puso a la población de Nueva Orleans en alerta para una posible evacuación a partir del viernes y emitió una declaración de advertencia de desastre. El vecino Mississippi, que también fue asolado por Katrina, declaró estado de emergencia.

AUMENTA LA CIFRA DE MUERTOS

'Gustav' provocó el martes fuertes lluvias, cuando pasó como huracán sobre Haití, donde dejó, al menos, 59 muertos, y en Republica Dominicana, donde murieron ocho personas. Según aseguraron varios funcionarios, las muertes tuvieron lugar principalmente como resultado de inundaciones y deslaves en el oeste y sur de Haití.

En Jamaica, donde los embalses se llenaron con agua de las lluvias, las tiendas, escuelas y oficinas cerraron sus puertas y las autoridades ordenaron que los empleados de sectores no esenciales se quedaran en casa.

La intensidad de la tormenta tropical provocó que se arrancaran los techos de las casas en las zonas más aisladas y un hombre de 50 años murió después de que una fuerte ráfaga de viento hizo que se cayera de un árbol mientras la tormenta se acercaba a la provincia de Manchester, en el centro de Jamaica.