3 de febrero de 2011

Colombia.- Unos 120.000 camioneros colombianos inician huelga indefinida

BOGOTA, 3 Feb. (Reuters/EP) -

Unos 120.000 camioneros colombianos iniciaron este jueves una huelga indefinida para exigir al Gobierno que mantenga la tabla de fletes --pago por transportar mercancías-- con el fin de evitar una caída en los precios de la carga, aseguró el director de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), Juan Javier Amaya.

El cese de las actividades, llevado a cabo por el principal gremio de transportistas de carga, podría afectar a las exportaciones de café del tercer exportador mundial del grano y causar desabastecimiento de alimentos.

"No nos quedó otra alternativa que la huelga. El Gobierno con la libertad de tarifas solo nos va a llevar a la quiebra. Si no hay una tarifa mínima corremos el riesgo de desaparecer", afirmó Amaya.

Amaya también se quejó de los altos precios de los combustibles, los peajes y las malas condiciones en las carreteras.

El dirigente dijo que cientos de camioneros se han unido a la protesta y aseguró que están dispuestos a un diálogo con el Gobierno para buscar una solución.

La producción de café de Colombia se mueve por carreteras y camiones hacia los puertos para su posterior exportación, por lo que el paro podría afectar a los despachos y provocar escasez de alimentos en las principales ciudades de este país de 44 millones de habitantes.

La Policía Nacional advirtió de que no permitirá que los camioneros bloqueen las carreteras, como lo intentaron en pasados movimientos de protesta.

"No vamos a permitir desórdenes ni que perturben el interés general", dijo el director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo.

PRESIÓN INJUSTIFICADA

Aunque el Gobierno de Juan Manuel Santos se mostró dispuesto a dialogar, en las horas previas al inicio de la huelga calificó la protesta como una presión injustificada.

Santos aseguró que el coste del transporte de carga es uno de los principales obstáculos que impide el desarrollo de Colombia, un país que exporta petróleo, carbón, ferroníquel, café y flores.

"El país estaba a la espera de cumplir con el compromiso de eliminar la tabla de fletes", aseguró el mandatario.

"Ese es un procedimiento obsoleto que lo único que hace es elevar el precio de todo el transporte colombiano", aumentar los costes a los consumidores, a los exportadores y "restarle competitividad al país", explicó.

Santos manifestó que el coste de transporte en Colombia es elevado debido a la "falta de buena infraestructura" y de otros factores y que su Gobierno se encontraba a la espera de dar el paso para tratar de arreglar este problema ya que "golpea a la competitividad colombiana".

Por su parte, el ministro de Transporte, Germán Cardona, ofreció a los pequeños transportistas alternativas para renovar su flota con vehículos más modernos y eficientes, y mejorar así la rentabilidad de su negocio.

El Gobierno se declaró dispuesto a "prestar asistencia y acompañamiento técnico, legal y financiero a las empresas de transporte". De esta forma los pequeños camioneros podrán asociarse y crear sus propias empresas de transporte, lo cual les permitirá negociar directamente con los generadores de carga".

La más reciente huelga de camioneros en Colombia se produjo en mayo de 2009, una protesta que duró 10 días.