13 de junio de 2011

Colombia.- Alerta en Colombia por un presunto caso de 'E.Coli'

BOGOTÁ, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades sanitarias en Colombia se mantienen en alerta por un presunto brote de E.Coli que habría afectado a un inspector de medicamentos de la Secretaría de Salud de la ciudad de Montería, en el departamento de Córdoba (norte).

José Luis Rodríguez Hernández, inspector de medicamentos, lleva varios días en "estado crítico" en una clínica privada de Montería. "No le veo mejoría, esta mal, ha bajado muchos kilos y toda la comida que ingiere la vomita a los pocos minutos", comentó Ana Cecilia Moreno, esposa del afectado, a la emisora local RCN.

Rodríguez Hernández, de 43 años, será trasladado a un centro médico de la ciudad de Barranquilla, en el departamento de Atlántico (norte), decisión que se ha tomado después de que los familiares anunciaran un recurso contra la una Entidad Promotora de Salud (EPS) --empresas del Sistema de Salud en Colombia-- debido a su delicado estado.

Las autoridades sanitarias temen que el inspector de salud de Montería sea el primer caso de enfermedad a consecuencia de la bacteria E.Oli, que en Europa ha dejado 36 muertos durante las tres últimas semanas.

"Presenta diarrea constante, sube presión, (tiene) un dolor abdominal horrible que no lo soporta, le hicieron un examen de los riñones, pero los resultados se demoran en salir ocho días. Además no tiene fuerza en las piernas, no se levanta y vive con un temblor horrible", ha explicado Moreno a Caracol Radio.

El pasado 7 de mayo, Rodríguez Hernández fue ingresado en un hospital de Montería con dolores abdominales, diarrea y presión alta, sin embargo, los médicos dijeron que esos síntomas eran producto de una hernia y problemas cardíacos, y le dieron el alta a los cinco días.

Días después viajó a la ciudad de Medellín para someterse a varios exámenes cardíacos. Una vez de regreso en Montería, tuvo una recaída y permaneció ingresado durante cuatro días en una clínica, donde le diagnosticaron una pancreatitis. Un par de días después de haber regresado a su vivienda, el inspector de medicamentos tuvo que ser ingresado en la unidad de urgencias de la clínica Zayma, donde permanece hasta la fecha a la espera de su traslado a Barranquilla.