6 de octubre de 2006

Colombia.- Antes de fin de año comenzará la destrucción de 18.000 armas y 2,7 millones de balas entregadas por las AUC

BOGOTÁ, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Antes de finales de este año comenzarán a destruirse en Colombia aproximadamente 18.000 armas y unos 2,7 millones de balas entregadas por los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en el proceso de desmovilización iniciado en 2003.

Algunas de las armas y balas llevan tres años almacenadas en diferentes batallones del país, donde fueron guardadas después de las desmovilizaciones de los 'paras', según informa el diario local 'El tiempo'.

La decisión de destruir este material ha originado la polémica, ya que organizaciones defensoras de las víctimas y varias ONGs consideran que podría verse afectado el curso de las investigaciones por los crímenes de las autodefensas. Además, algunos militares opinan que parte del material podría ser aprovechado por el Ejército.

Sin embargo, la Misión de Verificación del proceso de desmovilización de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Nacional de Reparación venían insistiendo en la necesidad de eliminar el arsenal paramilitar.

El presidente de la Comisión, Eduardo Pizarro, alegó que "hasta ahora no hay reporte de problemas, pero la experiencia indica que en todos los países siempre hay pérdidas 'gota a gota' de esos arsenales". "Lo mejor es fundirlos", apuntó.

PRUEBAS CONTRA LOS 'PARAS'

La Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, prepara un decreto que ordena la destrucción y deroga normas que obligan a que algunas armas ilegales en buen estado sean entregadas a las Fuerzas Militares. De hecho, es habitual que pistolas y revólveres incautados se vendan a civiles.

La clasificación de todo el arsenal comenzó desde hace un mes. La Fiscalía, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Policía están realizando pruebas que podrían incluirse en las investigaciones que se llevan a cabo contra los 'paras' que serán juzgados bajo la Ley de Justicia y Paz. En este momento están trabajando con las armas entregadas en Córdoba, las primeras que serán eliminadas.

En las desmovilizaciones no se hizo una relación arma-hombre. Por eso, los datos que arrojen los peritajes técnicos no podrían ser utilizados en los juicios individuales, aunque sí comprometerían a los grupos. Éste es un punto clave porque el Tribunal Constitucional ordenó que por la reparación de las víctimas responderán solidariamente los miembros de cada bloque y frente paramilitar.

"La idea es eliminarlas todas después de que la Fiscalía tenga todos los datos, salvo algunas pocas que podrían ser llevadas a un museo del desarme, promovido por el Alto Comisionado para la Paz, y para un monumento en memoria de las víctimas", confirmaron al diario 'El tiempo' fuentes oficiales.

La destrucción de las milies de armas y balas tendrá lugar en varias ceremonias públicas verificadas por la OEA, ya que se trata de una etapa que, en otros países, ha dado lugar a episodios de 'fuga' del material que debía eliminarse.