9 de diciembre de 2010

Colombia.- Aumenta a 50 el número de cadáveres recuperados en el lugar del alud en Bello

BOGOTÁ, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 50 cadáveres han sido recuperados en el lugar del municipio de Bello, en el departamento colombiano de Antioquia (noroeste del país), donde el pasado domingo se produjo un alud de tierra, pero las tareas de rescate de las víctimas avanzan con dificultad debido a la lluvia, según informaron este miércoles los medios de comunicación colombianos.

Según la emisora Caracol Radio, la morgue de Medicina Legal de la Dirección Noroccidental ha recibido los cadáveres de 28 adultos y 22 menores de edad. Un total de 17 no han sido reclamados por nadie y dos no han sido identificados todavía.

De acuerdo con los datos que manejan las autoridades y los organismos de socorro que trabajan en el barrio de La Gabriela, donde varios miles de metros cúbicos de tierra cayeron el pasado domingo sobre entre 45 y 50 viviendas, un parque infantil y varios locales, aún faltan 85 personas por localizar.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar regional de Antioquia calcula, según sus portavoces, que el deslizamiento de tierra podría haber causado la muerte de unos 60 o 70 niños.

Las labores de rescate en La Gabriela, en las que participan 300 personas --entre policías, militares, miembros de la Cruz Roja y voluntarios--, se reanudaron el miércoles tras quedar interrumpidas a causa de las lluvias.

Mientras, varias organizaciones sin ánimo de lucro están recogiendo ayuda humanitaria para los damnificados, y el alcalde de Bello, Óscar Andrés Pérez, ha señalado que 130 familias afectadas recibirán subsidios de arrendamiento durante seis meses para que se puedan mudarse a otra zona del municipio.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, formarán este jueves una Sala de Crisis y Coordinación para atender a la población afectada por la ola invernal en el país, según dijo el propio Santos, que también anunció la declaración de una emergencia económica, social y ecológica por las duras condiciones invernales.