30 de marzo de 2008

Colombia.- Un campesino que vio a Betancourt en el centro de salud dice que está "amarilla" y que no se sostiene en pie

BOGOTÁ, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un campesino del departamento colombiano del Guaviare que asegura que vio a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt cuando ingresó el pasado febrero en un centro de salud asegura que está "demasiado flaca y amarilla" y que no se sostiene en pie.

En declaraciones al diario local 'El Tiempo', un amigo del testigo afirma que, según éste, era "imposible" no reconocerla por haberla visto tantas veces en la televisión a pesar de su mal estado de salud.

Al parecer, Betancourt permaneció unas horas en el centro de salud de la zona de El Capricho y que, al caminar por el pasillo tenía que ser ayudada por dos guerrilleros de las FARC "para que no se desvaneciera". También le contó que la ex candidata no hablaba y que acataba "casi sin alientos" lo que el personal médico le pedía. "Asentía con la cabeza cuando le preguntaban si le dolía la parte del estómago que le tocaban", cita el diario.

Según este testimonio, Betancourt estuvo unas dos horas en el centro de salud, donde le pusieron suero y varias inyecciones, aunque no pudo precisar de qué, mientras tres guerrilleros esperaban fuera y otros dos en la puerta.

El testigo contó también que los médicos pidieron a los miembros de las FARC que permitieran trasladar a la rehén al hospital de la ciudad de San José del Guaviare, pero que éstos se negaron porque insistieron en que "lo único que necesitaban era que la estabilizaran para llevarla a un lugar donde ellos atendían a los enfermos".

SE LA LLEVARON OTRA VEZ A LA SELVA

Varias fuentes, entre ellas el defensor del Pueblo de Colombia, Vólmar Pérez, han denunciado que Ingrid Betancourt padece hepatitis B, leishmaniasis y paludismo tras más de seis años de secuestro. Afimró que su apariencia física es "similar a la de niños desnutridos por la hambruna en Somalia".

Tras ser rehidratada, según el testigo, los guerrilleros se ha llevaron de nuevo a la selva. Días después llegaron oficiales del Ejército a la zona para preguntar a los campesinos lo que habían visto. Según 'El Tiempo', en la gerencia de la Red de Servicios de Salud del Estado de San José del Guaviare hay una denuncia de "infracción a la misión médica" por la entrada de "militares armados" "y constante cuestionamiento al personal asistencial". Además, el 17 de marzo se registró la renuncia del médico del centro de salud y la petición de tralado de la enfermera auxiliar y el conductor.

El citado periódico recalcó que "todos los campesinos están sintiendo el temor a una venganza de las FARC". "No se imagina lo que sentimos cuando oímos al padre Manuel Mancera por radio diciendo que los campesinos de El Capricho habíamos visto a Íngrid. ¡Cómo le pudieron decir eso si sólo alguno la vio!", dijo un campesino desde San José del Guaviare.

Por ello han escrito una carta al padre Mancera, el presidente Álvaro Uribe, al gobernador y al alcalde de San José del Guaviare. Aunque no descartan que la ex candidata presidencial estuviera por la zona, consideran que, "si alguien la vio, no debe hablar en nombre de todos los campesinos de El Capricho".