24 de mayo de 2006

Colombia.- Consumidores de Colombia denuncia que las empresas utilizan "deliberadamente" la desinformación ciudadana

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El director ejecutivo de Consumidores de Colombia (COCO), Luis Fernando Mejía, consideró hoy el derecho a la información y la transparencia como "un Derecho Humano más" y alertó de su violación por el uso "deliberado" de las empresas que operan en Latinoamérica del desconocimiento y la desinformación de los ciudadanos como consumidores y usuarios.

El representante de COCO, miembro junto a más de 250 organizaciones de consumidores de 15 países de Consumers International, defendió así que en muchas ocasiones las empresas "juegan a su favor" con la falta generalizada de información veraz y rigurosa de los consumidores latinoamericanos.

"Son muy pocos los que tienen acceso a ella y escasos o nulos los escenarios públicos de participación civil en los que estos ciudadanos pueden tomar parte en materia de regulación pública u opinión", explicó Mejía durante su intervención hoy en la jornada de clausura del II Encuentro sobre RSC en Latinoamérica organizado por el Observatorio de la RSC (OBRSC) y la Fundación Carolina.

Asimismo, Mejía se refirió a la incapacidad económica de las organizaciones civiles y sociales para atender las demandas de información y reclamaciones, así como de participación y este derecho,--a estar informado y a la transparencia-- "es violado deliberada o inconscientemente por muchas empresas, incluidas las de servicios públicos del país", un fenómeno que se ha incrementado mucho en las dos últimas décadas.

En Latinoamérica también falta transparencia, en su opinión, en los procesos de compra-venta, fusiones o absorciones de empresas y un sentimiento generalizado de malestar con respecto a los acuerdos comerciales existentes con Estados Unidos, como el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), por considerar que "no todo se hace por encima de la mesa".

En esta línea, advirtió del alto riesgo que corre la situación en la región "si las cosas continúan así", si, tanto las empresas estadounidenses como europeas o nativas, "continúan por este sendero", porque "aumentará el peligro de inestabilidad política y de revueltas populares", algo que afecta muy negativamente a la inversión extranjera.

"Las compañías que llegan de fuera, sobre todo, deben saber que su mejor apuesta en la región es la transparencia y la confianza", dijo, porque de no ser así "será para mal tanto de los inversores como de los propios latinoamericanos", concluyó.