11 de octubre de 2006

Colombia.- Decomisan 57 kilos de heroína, el mayor alijo en 10 años en la isla caribeña de San Andrés

ISLA DE SAN ANDRÉS, Colombia, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un alijo de 56,8 kilos de heroína que estaba escondido en sacos con patatas podridas fue decomisado hoy por la Policía Antidrogas en el puerto de la isla colombiana de San Andrés, informaron portavoces de esa fuerza.

Según informa la emisora colombiana RCN radio, las autoridades decomisaron en esta isla del Caribe, situada frente a las costas de Panamá y Costa Rica, el mayor cargamento de heroína en al menos una década. Los decomisos de heroína en este país pocas veces superan los siete kilos y en lo que va del de año se ha incautado 230 kilos. Con esta incautación se encienden las alarmas en el país ya que aspiran a declarar el cultivo de la amapola -la materia prima de esta droga- completamente ereradicado.

Un total de 57 kilos de heroína empacada en más de 4.000 cápsulas de látex y papel especial, así como dos kilos de cocaína, estaban ocultos en una carga de 66 bultos de patatas abordo de "Taru III", una embarcación de cabotaje de bandera colombiana en el puerto de San Andrés, una isla a unos 1.800 kilómetros al norte de Bogotá.

La carga es la más grande de heroína que ha sido intervenida por las autoridades colombianas, aseguró el director de la Policía Antinarcóticos, el general Jorge Alirio Barón.

El combate de los cultivos de amapola en el 2002 había logrado reducir la extensión a 6.400 hectáreas y este año los registros son de apenas 500 hectáreas en el país, en parte gracias al apoyo de los Estados Unidos, según el informe oficial.

Se presume que el alijo descubierto el lunes sería llevado probablemente a Nicaragua o Panamá para transportarlo luego a México, donde en la frontera norte se ingieren las cápsulas para entrar a Estados Unidos con la droga en sus intestinos, explicó en rueda de prensa el comandante de la Policía Antinarcóticos Jorge Barón.

Las autoridades se mostraron alarmadas por la gran cantidad del cargamento, alcanzaría en el mercado un valor de casi 3,5 millones de dólares (casi 2,8 millones de euros) y cada kilo equivaldría a unas 25.000 dosis de droga, precisó Barón.

"Nuestro país ha mostrado un los últimos años un decrecimiento importante en materia de cultivos de amapola, lo decimos con la autoridad que nos da el hecho de haber estado permanentemente en desarrollo de actividades de erradicación manual", expresó Barón en rueda de prensa.

"Pudo tratarse de un conjunto o un agregado de producciones de diferentes partes del país que llegaron a un lugar de acopio. La red puede que los haya ido almacenando de a pocos para preparar una carga de esta naturaleza", expuso el General.

Pero lo más importante a establecer, indicó Barón es "determinar el origen de esta gran cantidad (de droga) que no es consecuente con el número de hectáreas que tenemos registrado".