8 de octubre de 2007

Colombia.- Los derechos laborales en Colombia, eje del primer Informe Anual sobre Derechos Sindicales de la CSI

El documento denuncia el "alarmante" aumento de sindicalistas asesinados, pasando de 115 en 2005 a 144 el año pasado

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa a 168 millones de trabajadores en 153 países, acaba de publicar su primer 'Informe Anual sobre las Violaciones de los Derechos Sindicales' en el que se hace especial hincapié a la situación de los trabajadores en Colombia.

El documento, con prólogo del secretario general de la CSI, Guy Ryder, denuncia la situación de violencia y la persecución sistemática que sufren los sindicalistas en Colombia, un hecho "invisible" para los medios de comunicación europeos, centrados en otros temas como la lucha antiterrorista o la guerrilla de las FARC.

Sin embargo, el año pasado fueron asesinados en este país un total de 78 sindicalistas, ocho más que en 2005, y muchos otros fueron víctimas de amenazas, secuestros o "desapariciones". "Colombia es uno de los mayores desafíos a los que ha de hacer frente nuestra nueva internacional sindical y nos disponemos a abordarlo preparando un importante plan de acción de la CSI", asegura el Informe.

"Colombia sigue siendo el país más mortífero del mundo para los sindicalistas. Sin embargo, en lugar de emplear sus recursos para hacer frente al problema real, el gobierno de Uribe destina millones de dólares a sufragar una amplia campaña de relaciones públicas, y envía a altos representantes del Estado al extranjero para decir al mundo que la situación en Colombia está mejorando. No son más que mentiras", denuncia el texto.

AUMENTO DE LOS ASESINATOS.

En líneas generales, el documento de la CSI analiza la situación sindical que se vive en 138 países y denuncia el "alarmante" aumento de sindicalistas asesinados, pasando de 115 en 2005 a 144 en 2006. Asia y África son dos de los continentes más peligrosos para los sindicalistas.

Especial interés merece el caso de Filipinas, donde fueron asesinados 33 activistas sindicales. Además, docenas de activistas sindicales permanecen encarcelados en China, Birmania y Cuba a causa de sus actividades.

La CSI también denuncia la situación vivida en muchos países industrializados en los que los gobiernos han intentado restringir los derechos sindicales "mediante la introducción de enmiendas a la legislación laboral, retirando o reduciendo los derechos de negociación colectiva, el derecho de huelga o incluso la libertad sindical".

Este es el caso de Estados Unidos, donde un fallo del Tribunal Nacional de Relaciones Laborales privó a millones de personas del derecho a sindicalizarse, extendiendo la definición del término "supervisor".

La CSi concluye su informe con una alusión al trabajo realizado por sindicalistas como Wellington Chibebe, Lovemore Matombo, Lucia Matibenga o Mansour Osanloo, encarcelados por defender sus derechos. Según la presidenta de la CSI, Sharan Burrow, "hay que tener el valor de estas personas para hacer frente a la represión contra el sindicalismo libre".