4 de abril de 2007

Colombia.- Detenido en Colombia un ex jefe paramilitar de extrema derecha

BOGOTÁ, 4 Abr. (EP/AP) -

El ex jefe paramilitar Ever Velosa García, que comandó una milicia ilegal de extrema derecha en la zona bananera del norte de Colombia, fue detenido ayer por la Policía, acusado de participar en numerosos asesinatos.

Ever Velosa García, también conocido como Hernán Hernández cuando era jefe de los bloques Bananero y Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), desapareció en agosto de 2006 tras ser llamado a presentarse ante las autoridades junto a otros ex comandantes en el marco del proceso de paz al que se sometieron esas organizaciones.

Informes preliminares de la oficina de prensa de la Policía, indicaron que Velosa fue capturado el pasado martes en la región bananera de Urabá, en el norte de Colombia. Un oficial anónimo de la Policía añadió que el ex comandante paramilitar "está involucrado en varios asesinatos".

El mes pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos alcanzó un arreglo con la empresa bananera Chiquita --con sede en Cincinnati-- que aceptó el pago de 25 millones de dólares de multa, después de que una investigación descubriera que la subsidiaria de esa compañía financió hasta con 1,7 millones de dólares a grupos paramilitares de extrema derecha colombianos a cambio de protección, aún después de que Washington los calificó como terroristas.

Uno de los bloques bajo el mando de Velosa actuaba en la región en la que Chiquita desarrollaba sus operaciones, que transfirió en el 2004 por unos 43,5 millones de dólares, las más lucrativas de la bananera transnacional por entonces. Los paramilitares estaban acusados de matar a activistas de derechos humanos y sindicalistas de la región.

Otros jefes paramilitares, que como Velosa depusieron las armas junto con sus combatientes, permanecen recluidos en una cárcel a la espera de procesos judiciales bajo una ley que los beneficia con sentencias reducidas si confiesan sus crímenes y entregan los bienes que robaron a cientos de miles de colombianos. Además, varios de ellos están pedidos en extradición de la justicia estadounidense en donde enfrentan cargos por narcotráfico.