26 de febrero de 2007

Colombia.-La Embajada en España pide la deportación del diputado fugado por vínculos con paras a la espera de su arresto

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Embajada colombiana en España ya está tramitando la solicitud de deportación del congresista Jorge Luis Caballero, quien según la Interpol se encuentra en nuestro país tras haber huído de Colombia después de que las autoridades emitiesen una orden de captura contra él por presuntos vínculos con grupos paramilitares, en vistas a su posible detención.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia emitió la semana pasada una orden de captura internacional contra el congresista y, ante los indicios de que se podría encontrar en España, remitió toda la documentación a la Embajada en Madrid para que, a su vez, tramite ante las autoridades españoles una orden de deportación en caso de que finalmente sea arrestado, según informaron a Europa Press fuentes diplomáticas colombianas.

La Embajada, que ya tiene en su poder la orden de captura así como la circular roja emitida por la Interpol, remitirá hoy mismo la petición al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Comisaría de Extranjería para que procedan a tramitar la deportación del parlamentario una vez sea arrestado.

Caballero se encuentra huído de la Justicia desde el pasado día 15, cuando la Corte Suprema ordenara las detenciones de varios congresistas, entre ellos Álvaro Araujo, hermano de la ex ministra de Exteriores María Consuelo Araujo, por sus presuntos vínculos con los paramilitares.

Entonces, la Policía secreta colombiana solicitó a la Interpol la búsqueda en los 186 países que la conforman del representante de la Cámara, quien "salió de Colombia el pasado 12 de enero a través del puente internacional de Rumichaca", en la frontera con Ecuador.

Caballero es diputado en la Cámara de Representantes por el departamento del Magdalena y pertenecía al partido Cambio Radical, del cual fue expulsado, y luego fue acogido en el movimiento Apertura Liberal. Las autoridades colombianas permitieron su salida de Colombia por vía terrestre hacia Ecuador porque en ese momento no existía ninguna orden de captura vigente en su contra.

El 'escándalo de la parapolítica', como lo llaman los medios locales, se desató después de que el ex director de informática de la policía secreta denunciara los nexos de los políticos oficialistas con el jefe paramilitar Rodrigo Tovar, alias 'Jorge 40', quien ejercía una influencia de fuerza en extensos territorios de la costa norte colombiana para favorecer a sus candidatos al Congreso, gobernaciones y alcaldías.

Los paramilitares de estas regiones son acusados de numerosas masacres, con las cuales mantenían un poder intimidatorio para sus fines delictivos económicos o políticos. Un ordenador personal de 'Jorge 40', en manos de la Justicia, menciona a varios de los congresistas detenidos. En el mismo también fue hallada información de asesinatos selectivos, desplazamiento forzado, desalojo de tierras y el montaje de un aparato delictivo para apoderarse de fondos estatales de sanidad, educación y obras de infraestructura.

Los escuadrones paramilitares fueron creados en la década de los ochenta por hacendados que intentaban defenderse de los ataques de las guerrillas izquierdistas. Con el actual Gobierno se han desmovilizado unos 31.000 de estos combatientes de extrema derecha a raíz del proceso de paz impulsado por la Administración de Álvaro Uribe.