14 de febrero de 2007

Colombia.-Ex ministro Botero reitera que el ex presidente Samper le dijo que tendrían que aceptar dinero de los 'narcos'

BOGOTÁ, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro colombiano Fernando Botero reiteró hoy que en 1994 el entonces candidato presidencial Ernesto Samper le confió que tendrían que aceptar millonarios recursos del cártel del narcotráfico de Cali para ganar las elecciones.

Botero fue ministro de Defensa durante el Gobierno de Samper (1994-1998), quien fue acusado de financiar su campaña electoral con aproximadamente cinco millones de dólares (3,8 millones de euros) de la organización ilegal, razón por la cual Estados Unidos canceló su visado.

El ex ministro, que también fue uno de los ejecutivos de la campaña presidencial de Samper, declaró que cuando éste era candidato un día le invitó a salir en coche y le comentó: 'Oye Fer, va a tocar aceptar el dinero de esta gente', expresión con el que solían referirse en secreto al cártel de Cali.

"Había una crisis tremenda de liquidez en la campaña", agregó Botero en declaraciones a la emisora local 'RCN' recogidas por Europa Press, al tiempo que señaló que Samper le tranquilizó diciendo que él se ocupaba del tema.

Botero fue condenado el pasado mes de enero a dos años y medio de prisión en un nuevo juicio por desviar fondos de la campaña electoral a cuentas personales, pero el ex ministro considera que detrás de la decisión está el ex presidente Samper.

El ex ministro nació en México, es hijo del famoso pintor y escultor Fernando Botero, y vive actualmente en Ciudad de México, donde dirige la revista 'Estilo'. "Samper y yo nos referíamos al cartel de Cali como 'esa gente'", explicó sobre la organización de narcotraficantes, cuyos jefes, los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, fueron detenidos en 1995 y extraditados a Estados Unidos en 2005 y 2006, respectivamente.

Las revelaciones sobre el dinero ilegal en la campaña dieron origen en 1996 al llamado 'narcoescándalo', que casi le cuesta el cargo a Samper. Botero fue conducido como ministro a una reclusión militar y, tras renunciar, estuvo detenido dos años y medio.

PERDÓN POR "AMBICIÓN DESMEDIDA"

Por todo ello, Botero pidió perdón a su familia y al país al afirmar que cayó en una "ambición desmedida, ciega, ese apego al poder, esa obsesión por el poder", aunque subrayó que "el hecho fundamental" es que lo cometió, lo pagó, y por ello asumió "las consecuencias y la responsabilidad" por algo que sólo le provoca "pesar y vergüenza".

Con todo, consideró que el proceso no ha terminado y que todavía "hay centenares de pruebas documentales, de pruebas testimoniales de que cuatro o cinco millones de dólares del cartel de Cali ingresaron en efectivo a las arcas de la campaña, a las tesorerías regionales".

En este sentido, manifestó que tiene la intención de concurrir ante la Justicia colombiana, pero advirtió que teme por su seguridad personal y teme que sus "enemigos" promuevan un nuevo proceso judicial.