29 de noviembre de 2007

Colombia.- Un ex paramilitar informa de la existencia de 11 fosas con 300 cadáveres en Colombia

BOGOTÁ, 29 Nov. (EP/AP) -

Al menos 300 cuerpos de personas asesinadas se encuentran en 11 fosas comunes en una región al noroeste de Colombia, dijo hoy el ex jefe paramilitar Diego Fernando Londoño durante una audiencia ante un fiscal de Bogotá.

"Hicimos entrega de la ubicación de 11 fosas comunes en las cuales calculamos que hay aproximadamente entre 300 y 320 cuerpos de víctimas del conflicto", trasladó el abogado Diego Alvarez a los periodistas en Bogotá.

La declaración de Londoño, alias "don Berna", ante un juez de Justicia y Reparación a las víctimas de los grupos paramilitares duró mas de seis horas, y en la misma el ex jefe paramilitar hizo entrega de dos fincas ganaderas en el norteño departamento de Bolívar, así como de 80 casas que serán usadas en el proceso de reparación.

Alvarez señaló que solicitará permiso a las autoridades para que Londoño se reúna con unos 50 de sus ex subalternos para reconstruir las acciones en las que murieron cientos de personas, a fin de entregar esos datos a la Justicia.

Familiares de las víctimas en Medellín, ciudad a 250 kilómetros al noroeste de Bogotá, que estuvieron presentes en la transmisión por televisión de la versión de Londoño, exigieron que éste fuera trasladado a esa ciudad porque allí era donde había "dejado las víctimas, donde desaparecieron las mujeres y donde desplazó gente", dijo uno de los afectados al telediario Caracol.

Londoño fue trasladado por error a Cómbita, una prisión de máxima seguridad a unos 80 kilómetros al norte de Bogotá. Sin embargo, el ex paramilitar no regresó al penal inicial en Itagüi, localidad a pocos kilómetros de Medellín.

Los ex jefes paramilitares que conformaban las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) desmovilizaron más de 31.000 combatientes ilegales después de tres años de intensas negociaciones de paz con el gobierno del presidente Alvaro Uribe.

En Medellín, la segunda ciudad del país a 250 kilómetros al noroeste de Bogotá, Salvatore Mancuso también admitió el homicidio de 200 personas en el departamento Norte de Santander por hombres del Bloque Catatumbo que estaba bajo su mando.

Los asesinatos fueron cometidos en distintas incursiones a lo largo del departamento. En ellas fueron ultimados funcionarios judiciales, policías y trabajadores de la estatal petrolera Ecopetrol.