17 de enero de 2007

Colombia.-El ex paramilitar Salvatore Mancuso afirma que las autodefensas pagaban 696.800 euros al mes a las autoridades

BOGOTÁ, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El jefe paramilitar desmovilizado Salvatore Mancuso afirmó anoche que las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) pagaban a la policía, el Ejército, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Fiscalía 2.000 millones de pesos (unos 696.800 euros) al mes en sus zonas de influencia a cambio de información.

En su cuarto día de comparecencia ante el fiscal designado para la Ley de Justicia y Paz --marco legal del proceso de paz entre el Gobierno colombiano y los paramilitares-- en el Palacio de Justicia de Medellín (departamento de Antioquia), Mancuso reveló que sólo en Córdoba el pago ascendía a 900 millones de pesos (313.500 euros).

Gracias a ese dinero, según aseguró, las AUC coordinaban sus operaciones con miembros de las Fuerzas Armadas y se desplazaban por las zonas de influencia con relativa libertad, como ocurrió en la masacre de La Gabarra, en 1999, cuando fueron asesinados 50 campesinos.

Testigos que presenciaron la audiencia por circuito cerrado de televisión informaron a la prensa local que el fiscal preguntó concretamente a Mancuso por los integrantes de la llamada 'nómina paralela', pero éste respondió que la desconocía y que quien hacía los pagos era el jefe paramilitar Carlos Castaño, asesinado en abril de 2004 presuntamente por órdenes de su hermano Vicente.

El ex jefe paramilitar, quien volverá a declarar ante los tribunales de Justicia y Paz el próximo 25 de enero, reveló que en una ocasión fue detenido en un retén vial en el departamento de La Guajira y que pagó 22.000 dólares (17.000 euros) para quedar libre, según informa la emisora local 'RCN'.

Lo que sí reconoció Mancuso es que la ex directora de Fiscalías de Norte de Santander, Ana María Flórez, quien se exilió a Canadá, era una de las principales informantes de las AUC. Según Mancuso, revelaba los nombres de colegas suyos que favorecían a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el citado departamento. "Todos los mencionados por ella fueron asesinados", añadió.

Asimismo, señaló que el coronel de la Policía Danilo González, ya fallecido, era el principal enlace que tenía Carlos Castaño con la Fuerza Pública, y acusó a varios militares y políticos de "complicidad" con crímenes de las autodefensas o de recibir ayuda de esta organización en las elecciones de 1998. Entre ellos, mencionó al fallecido general del Ejército Alfonso Manosalva, que comandaba la Cuarta Brigada en Antioquia y de quien dijo que facilitó una matanza de campesinos.

En relación con las acusaciones contra el Ejército, el general Freddy Padilla, comandante de las Fuerzas Armadas, manifestó que las responsabilidades deben ser individuales y no de la institución.

Con respecto a la afirmación de la presión ejercida por los paramilitares en las elecciones de 2002 para votar a favor de Álvaro Uribe, el ministro del Interior, Carlos Holguín, señaló que "a los criminales poco crédito se les puede dar".

El ex paramilitar y otros 58 cabecillas de las AUC están detenidos en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, en Antioquia. Este ganadero de 48 años, natural del departamento de Córdoba y descendiente de italianos, comenzó su declaración en Medellín el pasado 19 de diciembre, cuando pidió perdón por sus crímenes e incluso lloró en presencia de los fiscales.