18 de diciembre de 2006

Colombia.-Las FARC afirman que ni cultivan ni comercializan coca y consideran una "infamia" las acusaciones del Gobierno

BOGOTÁ, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron que "ni cultivan ni comercializan" coca, y consideraron una "infamia" las declaraciones del Gobierno de Álvaro Uribe de que los cultivos de matas de coca en la frontera con Ecuador pertenecen al grupo armado.

Según indica Raúl Reyes, el portavoz de la guerrilla, en su página de Internet, las siembras ilegales son de "los campesinos pobres, desplazados por la violencia y la falta de oportunidades por parte de la clase dominante", según informa la emisora local 'RCN'.

Reyes aludió a unas declaraciones del pasado 14 de diciembre en las que el presidente colombiano aseguró que las 10.200 hectáreas de coca detectadas en la frontera con Ecuador y que su Gobierno erradica con la fumigación aérea de glifosato son de las FARC.

Para Uribe, la vasta zona de cultivos ilegales hace que la guerrilla sea "capaz de financiar la destrucción del mundo", por lo que defendió su decisión de retomar la aspersión aérea del herbicida en la región, que comenzó hace siete días.

En opinión de Reyes, "se trata de un acto unilateral y arbitrario que agrede la soberanía de la nación ecuatoriana y vulnera la dignidad de los pueblos de América Latina, en abierta rebeldía contra la dominación imperialista norteamericana".

La de Uribe es una "falsa campaña contra el terrorismo, similar a la del mister (George W.) Bush en Irak", denunció Reyes, para quien el presidente colombiano atribuye a las FARC "fantasiosos y macabros planes dizque para desestabilizar el mundo".

"Ello --agregó-- sólo para encubrir el escándalo que se ha desatado en el país con las denuncias de nexos de congresistas y funcionarios con la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)".

El jefe de la Comisión Internacional del grupo armado también se refirió a la postura que ha adoptado Rafael Correa, el presidente electo de Ecuador, que consideró "sensata y oportuna" ante la "burda agresión" de las fumigaciones y que convoca a la "solidaridad de los estados y gobiernos progresistas".