26 de marzo de 2007

Colombia.- García Márquez dice sentirse "contento" y "entre amigos" durante su homenaje en el IV Congreso de la Lengua

Dice que la edición especial de 'Cien años de soledad' no es un homenaje sino la muestra de que hay personas hambrientas por leer

CARTAGENA DE INDIAS (COLOMBIA), 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El escritor colombiano Gabriel García Márquez dijo hoy sentirse "contento y tranquilo" por estar "entre amigos" durante el homenaje que se le rindió en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, donde se conmemoraron los 40 años de su obra cumbre, 'Cien años de soledad' y los 25 del Premio Nobel de Literatura.

El escritor, quien además cumplió 80 años el pasado 6 de marzo, suele ser reacio a dar declaraciones, pero en esta ocasión se mostró afable saludando a su paso a académicos, profesores y estudiantes, según informa el diario local 'El Tiempo'.

Con una ovación cerrada, centenares de asistentes al Centro de Convenciones Getsemaní de Cartagena, de pie y visiblemente emocionados, rindieron su más sentido homenaje al escritor, indica la emisora local 'Caracol Radio'.

Presidida por los Reyes de España, además del presidente colombiano, Álvaro Uribe, el presidente de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha, y escritores como Carlos Fuentes y Tomás Eloy Martínez, el Congreso rindió tributo a García Márquez, quien explicó cómo nació y finalmente vio la luz su obra cumbre.

El Premio Nobel señaló que la lectura de sus escritos obedece a una realidad "irrefutable" de que hay una cantidad enorme de personas dispuestas a leer sus historias en la lengua castellana, y afirmó que "un millón de ejemplares (de la edición especial de 'Cien Años de soledad') no es un homenaje al escritor, sino la demostración de que hay millones de hambrientos lectores en lengua castellana esperando este alimento".

Asimismo, recordó que escribe desde los 17 años y que "hasta la mañana de hoy" se levanta temprano todos los días para sentarse y llenar una página en blanco, "con la única misión de contar una historia, aún no contada por nadie, y que le haga más feliz la historia a un lector".

Al agradecer los homenajes que se le rinden por los 40 años de su obra cumbre, afirmó que "durante estos 70 y pico de años" hoy le ha tocado "levantar la cabeza para asistir a este homenaje" que agradeció sentidamente.

PRIMERAS LÍNEAS

Tras estas palabras, rememoró la fecha en que empezó a escribir 'Cien Años de soledad': "A mis 38 años y con cuatro libros publicados, me senté en la máquina de escribir: 'Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos'".

En este sentido, agregó: "No tenía la menor idea del origen y significado de esa frase ni a dónde debía conducirse durante los 18 meses hasta que terminé el libro".

Con tono jocoso, García Márquez recordó cómo su esposa afrontaba los problemas económicos que por esos días lo aquejaban mientras se dedicaba a su gran pasión: la escritura. Su mujer, Mercedes, se convirtió entonces en el soporte de su familia a través de prestamos y hasta vendiendo sus joyas.

Con motivo del aniversario de 'Cien años de soledad', en las librerías de Cartagena de Indias reposan en cajas bien selladas miles de ejemplares de la edición conmemorativa de la novela.

Una edición de estas características sólo ha tenido un antecedente: la que la Real Academia hizo de Don Quijote con motivo de su cuarto centenario y que vendió dos millones de ejemplares en España y América Latina.

Para 'Cien años de soledad', la editorial Alfaguara preparó en un principio 500.000 ejemplares, cifra que debió aumentar a 650.000 debido a los pedidos procedentes de diferentes países sin que la nueva edición de la obra haya salido a la venta.