20 de marzo de 2008

Colombia.- El Gobierno colombiano agilizará la extradición del israelí Jair Klein tras la autorización de Moscú

BOGOTÁ, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior colombiano, Guillermo Reyes, indicó ayer que el Gobierno agilizará el proceso de extradición del ex coronel israelí, Yair Klein, condenado por terrorismo, tras la autorización del Tribunal de Moscú el pasado doce de marzo.

Reyes señaló que interpondrá ante la Corte Suprema de Justicia un recurso de casación para agilizar la extradición de Klein, acusado de entrenar grupos paramilitares en la región colombiana del Magdalena Medio, según informó la emisora de radio RCN.

"Este proceso con las autoridades rusas ha sido muy positivo". "Moscú accedió a la solicitud que presentó Colombia, hubo un recurso de apelación y el Tribunal Superior determinó extraditarlo", explicó el ministro colombiano.

Asimismo, Reyes indicó que con el ritmo del proceso la situación de Klein será resuelta el mes que viene. "Somos optimistas en que el proceso continuará favorablemente". "Hemos decidido todo el mecanismo jurídico y logístico para su traslado a Colombia, por lo que Klein será recluido en una cárcel de máxima seguridad como la de Cómbita, Boyacá".

Los abogados de Klein habían anunciado que en caso de necesidad apelarían al Tribunal Supremo de Rusia para impedir la extradición de su cliente.

El ciudadano israelí tiene pendiente en Colombia una condena de diez años y ocho meses de prisión, que le fue impuesta en el 2001 por "instrucción, entrenamiento en tácticas, técnicas y procedimientos militares terroristas", delitos agravados por "haberse cometido con mercenarios, y concierto para delinquir".

Klein entrenó comandos paramilitares a comienzos de la década de los 80, cuando surgieron en la región colombiana del Magdalena Medio los grupos campesinos conocidos como "autodefensas" para combatir a las guerrillas izquierdistas.

Esas facciones armadas se convirtieron más tarde en las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), acusadas de numerosos crímenes de lesa humanidad y que, tras mantener conversaciones con el Gobierno entre el 2003 y el 2006, desmovilizaron a más de 31.000 de sus combatientes.

El ex coronel israelí fue detenido por efectivos del Departamento antiterrorista del Ministerio del Interior de Rusia y agentes de la Interpol, en agosto del año pasado en el aeropuerto Domodédovo de Moscú, cuando se disponía a viajar a Israel.