6 de diciembre de 2007

Colombia.- La guerrillera que escapó con un niño de 4 años secuestrado afirma que ella también se sentía cautiva

BOGOTÁ, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La joven guerrillera que ayer escapó con un niño de cuatro años de edad secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el noroeste del país aseguró hoy que ella también se sentía cautiva y añadió que teme posibles represalias de esta guerrilla.

El menor fue devuelto a sus padres mientras que ella, quien se acogió al Programa de Reinserción del gobierno, está bajo custodia de una guarnición militar.

Según informó el comandante de la Brigada 30 del Ejército en Cúcuta, el general Paulino Coronado, la mujer, de 22 años de edad, tiene "el cuerpo de una sardina de 16; su cara es muy, muy de niñita y está muy asustada. En alguna forma, ella también estaba secuestrada".

Aunque hasta el momento no había participado en combates armados, la joven realizaba tareas de seguimientos y búsqueda de información del movimiento de tropas en la selva.

Coronado relató que la mujer se decidió a escapar con el rehén cuando se dio cuenta de que a ella también le controlaban todos sus movimientos y conversaciones telefónicas.

El diario colombiano 'El Tiempo' informa hoy de que la familia de la joven, que permanece en la base de la Brigada Móvil 5 en Arauca, desconoce que la joven era miembro de la guerrilla desde hace dos años, cuando un miliciano la convenció.

La mujer relató a las autoridades que miembros de la organización de las FARC le indicaron que estaban 'engalletados' con un niño y que se lo entregaban para que ella lo cuidara.

El menor secuestrado con el que se escapó es hijo de una pareja de comerciantes de Cúcuta, a unos 400 kilómetros al noreste de Bogotá y en la frontera con Venezuela, que fue raptado después de ser recogido por familiares en su jardín infantil. Al principio ella pensó que era el hijo de un miembro de la guerrilla o de algún jefe que no podía estar con el menor.

Brian Rincón Arias, logró despertar los instintos maternales de "La negra", mote de la integrante del frente 10 de las FARC, que opera en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela.

"Oiga chama, usted por qué se demoró tanto en venir a recibirme, estoy cansado de esperarla"; así la saludó el niño cuando le recibió, según contó la 'reinsertada' al oficial, que indicó que fue hace unos dos meses cuando empezó a sospechar que el menor estaba secuestrado, ya que comenzaron a analizar su comportamiento y exigirle a la mujer que se moviera de lugar cada seis u ocho días.

De esta manera negó su implicación en el secuestro del niño, a a pesar de lo cual, según los expertos, probablemente tendrá que enfrentar cargos por secuestro.

El martes, cuando la joven llegó a Cúcuta con el niño, este lloró pidiéndole que no lo dejara, que su familia la recibiría. Hoy, ella sigue bajo custodia, y el niño, en casa con sus padres.