20 de diciembre de 2006

Colombia.- Miembros del Ejército impulsaron la creación de los 'paras', afirma Salvatore Mancuso en su confesión

El ex jefe de las AUC justifica la creación del paramilitarismo por el "abandono del Estado" y la desprotección frente a las guerrillas

BOGOTÁ, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El comandante paramilitar desmovilizado Salvatore Mancuso afirmó ayer en su declaración libre de más de ocho horas ante el fiscal de Justicia y Paz designado en Medellín que algunos miembros del Ejército impulsaron la creación de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Concretamente, se refirió al mayor Walter Fratini, un oficial del Batallón Junín que falleció en un enfrentamiento con el Ejército Popular de Liberación (EPL) en 1993 y quien, según Mancuso, proporcionó armas cortas y largas con salvoconductos a las recién creadas autodefensas.

Además, insinuó que Fratini, amigo del ex jefe 'para', y algunos suboficiales de esa unidad militar con sede en Montería no se habrían limitado al apoyo logístico, ya que, quienes ayer asistieron a la audiencia de Mancuso, que se transmitió a las víctimas por circuito cerrado de televisión, le escucharon decir que los paramilitares daban información a los militares sobre presuntos colaboradores de la guerrilla, quienes luego aparecían muertos.

Esta revelación sobre vínculos con algunos miembros de la Fuerza Pública ya fallecidos está en la línea de otras declaraciones de jefes de las autodefensas, según informa el diario local 'El Tiempo'.

SUPESTAS CONEXIONES DEL EJÉRCITO

Así pues, a comienzos de este año, durante su desmovilización, Ramón Isaza aseguró que su grupo coordinaba operaciones con el desaparecido general Alfonso Manosalva, ex comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, y con el mayor David Hernández, quien murió siendo conocido como el jefe paramilitar '39'.

La primera parte de la confesión de Mancuso, una de las más esperadas en Colombia, comenzó a las ocho de la mañana (dos de la tarde, hora española). A esa hora llegó desde la cárcel de máxima seguridad de Itagüí vestido con una camisa a rayas cubierta por un chaleco negro y las manos esposadas.

Callado y custodiado por seis policías entró en una sala del piso 20 del edificio del Palacio de Justicia de Medellín, donde le quitaron las esposas, tras lo cual ofreció su mano para saludar al fiscal y al abogado que escucharían su declaración.

En la sala le esperaba el fiscal general, Mario Iguarán, quien le advirtió de que "la Fiscalía no va a tolerar algo distinto a la verdad. La grandeza de la sociedad les permitirá una pena alternativa, por eso deben corresponderle con la verdad".

"ABANDONO DEL ESTADO"

Mancuso utilizó su ordenador en el que viene preparando su defensa. Así, leyó páginas enteras sobre el "abandono del Estado" y la desprotección de los ganaderos de Córdoba frente a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el EPL, razón por la que, según afirma, surgió el paramilitarismo.

La extensa declaración de Mancuso no satisfizo las expectativas de algunas de sus víctimas. "De lo de nosotros, ese señor no ha confesado nada", dijo una de ellas, que se fue de la sala poco después de que, sobre el mediodía, Mancuso pidiera perdón por sus crímenes y se echara a llorar.

Al cerrar la sesión, que continuará hoy, 'El Mono', alias del ex comandante paramilitar, apenas había comenzado a hablar sobre su relación con Carlos Castaño, de quien se declaró subalterno.