16 de enero de 2007

Colombia.- El ministro de Defensa aclara que en estos momentos no está previsto el rescate militar de Ingrid Betancourt

BOGOTÁ, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, aclaró hoy que en estos momentos el Gobierno no tiene previsto rescatar a Ingrid Betancourt a través de un operativo militar, y aseguró que ésta no es la única opción que manejan para lograr la libertad de la ex candidata presidencial.

Las autoridades colombianas informaron ayer que Betancourt está "viva" y en "buen estado de salud", y aseguraron que existe la posibilidad de poner en marcha un rescate militar pese a la negativa de sus familiares, que consideran que el proceso pone en peligro la vida de la ex senadora que el próximo 23 de febrero cumple cinco años en poder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Con mucha pena con mi amiga Ingrid, y su muy respetada madre (Yolanda Pulecio) y el muy respetado Gobierno francés, el tratamiento de Ingrid Betancourt será igual al de cualquier soldado o policía que esté en cautiverio", expresó Santos en una entrevista publicada ayer en la prensa local.

Estas declaraciones fueron rechazadas por Pulecio, quien calificó de "estúpido" las declaraciones del titular de Defensa, pues considera que "todos somos iguales" pero no puede poner a la secuestra "en peligro de muerte".

No obstante, Santos dejó claro hoy que, aunque no descartan el desarrollo de un operativo especial para poner en libertad a la ex candidata presidencial, en estos momentos el Gobierno de Colombia no tiene previsto aplicarlo y estudia otras posibilidades para liberar a la secuestrada que no quiso desvelar, informó el diario local 'El Espectador'.

En este sentido, indicó que en los últimos dos años han sido liberados 441 secuestrados en 333 operaciones militares, de las cuales en 305 no ha sido necesario el uso de la fuerza, y afirmó que con Ingrid Betancourt se puede aplicar el mismo procedimiento sin poner en riesgo su vida.

La ex candidata pertenece al grupo de los 58 políticos, soldados y policías en cautiverio que podrían ser canjeados por unos 500 miembros de las FARC que se encuentran detenidos en Colombia, como parte de un acuerdo humanitario al que podría llegar el Gobierno con la guerrilla.