22 de abril de 2006

Colombia.- Mueren 17 miembros de las fuerzas de seguridad colombianas en un ataque guerrillero

BOGOTÁ, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Al menos seis militares y once agentes del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombianos murieron en una emboscada de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército Popular de Liberación (EPL) en una zona rural de la localidad de Hacarí, en Norte de Santander, al noreste del país.

El ataque fue perpetrado en una zona montañosa de Mesa Rica, entre los municipios de La Playa y Hacarí, precisó el comandante del Ejército Nacional, general Mario Montoya Uribe, citado por la emisora local RCN. Según la BBC, la emboscada tuvo lugar el pasado jueves.

Montoya Uribe agregó que un agente del DAS y cuatro soldados siguen todavía desaparecidos en la zona de la emboscada, cometida con explosivos al paso de los vehículos oficiales.

Patrullas de la XXX Brigada del Ejército y los agentes del DAS se encontraban desarrollando una operación conjunta contra las fuerzas rebeldes en ese territorio cuando fueron atacados, agregó el alto oficial.

En la zona actúan frentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y del Ejército Popular de Liberación. Inicialmente se había informado de que habían muerto un suboficial y cuatro soldados en combates.

En estos momentos continúan las operaciones en la región, unos 700 kilómetros al noreste de Bogotá. Han sido enviadas tropas apoyadas por helicópteros artillados para tratar de ubicar a los desaparecidos y neutralizar la huida de los rebeldes.

Expertos citados por la BBC consideraron que este ataque responde a una planeada escalada de la ofensiva armada antes de las elecciones presidenciales, que se celebrarán a finales del mes de mayo. Las FARC han manifestado abiertamente su oposición a la reelección del presidente, Alvaro Uribe, cuyas duras tácticas contra la guerrilla le han ganado altos niveles de popularidad entre la población.

Según la emisora Caracol Radio, en lo que va de año son ya 50 los miembros de las fuerzas de seguridad muertos en ataques y emboscadas perpetrados por las guerrillas, principalmente por las FARC.