25 de agosto de 2011

La nueva temporada de lluvias se cobra su primera víctima en Colombia

BOGOTÁ, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La nueva temporada de lluvias que apenas comienza en Colombia se ha cobrado su primera víctima mortal y ha causado estragos en el norte de esa nación sudamericana que intenta recuperarse del temporal que los primeros meses de este año dejó cerca de 500 muertos y más de tres millones de afectados.

La primera víctima es una niña de ocho años que pereció cuando un alud de tierra arrastró varias viviendas en un barrio de la ciudad de Medellín, en el departamento de Antioquia (norte).

Las autoridades han informado del desbordamiento de pequeños riachuelos cerca de viviendas vulnerables a estos fenómenos por su construcción de mala calidad.

El Sistema de Información Ambiental de Colombia (Ideam) ha lanzado una alerta preventiva en 18 de los 32 departamentos del país, por donde pasan los ríos Cauca y Magdalena, ante el temor de que las fuertes precipitaciones provoquen nuevos desbordamientos.

El Ideam pronostica que las precipitaciones se extenderán hasta finales de año, lo que dejaría sin respiro a Colombia que intenta superar una de las peores olas invernales que ha tenido lugar en las últimas décadas.

El fenómeno climatológico conocido como 'La Niña' azotó a esa nación sudamericana desde mediados de 2010 hasta junio de este año. Alrededor de tres millones de personas resultaron afectadas en casi todos los departamentos del país. Unas 500 personas fallecieron a consecuencia de los aludes, desbordamientos de ríos y derrumbes, mientras que varias miles se quedaron sin hogar.

El Ideam no descarta que 'La Niña' regrese a Colombia entre septiembre y diciembre de este año y que en esta ocasión caiga un 30 por ciento más de agua, aunque aún no es posible precisar si tendrá los mismos efectos que en el pasado.

"En la región Caribe está lloviendo y seguirá lloviendo, lo que está catalogado como un periodo climático normal, y ahora llegarán las lluvias a la zona Andina", ha dicho Ricardo Lozano, director del Ideam, en declaraciones al diario local 'El Tiempo'.

La principal amenaza es el desbordamiento de los ríos Magdalena y Cauca en la costa norte y sus efectos sobre los cultivos y la ganadería que durante este año ha registrado considerables pérdidas económicas por las lluvias.

Colombia "sigue altamente sensible y nos pueden pasar cosas graves otra vez", ha advertido. "A veces quisiéramos que en lugar de una 'Niña' llegara un 'Niño' (período de sequía), para consolidar esa recuperación con obras clave", ha indicado.