26 de mayo de 2006

Colombia.- Nuevos datos de la investigación sobre la muerte de los 10 policías en Jamundí descartan el error militar

BOGOTÁ, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Nuevos datos de la investigación acerca de lo ocurrido en el término municipal de Jamundí, situado en el Departamento del Cauca de Colombia, donde fallecieron 10 policías y un civil durante un confuso enfrentamiento con una patrulla del Ejército, continúan descartando el error militar y dan fuerza a la hipótesis de que la muerte del grupo policial habría sido ordenada por un tercero.

Según informa la emisora local 'Radio Caracol', expertos en balística que estuvieron en el lugar de los hechos y elaboraron un informe preliminar, aseguran que los disparos de los fusiles de los militares se hicieron desde una distancia muy cercana (unos 50 metros, aproximadamente), desde donde se pudo identificar a los policías por sus uniformes y distintivos. Además, el cuerpo del civil, al parecer un informante de la policía, presentaba con dos impactos de bala que habrían sido disparados desde una distancia no mayor de diez metros.

Otro detalle al que tuvo acceso la emisora es que varios de los fusiles de dotación de los policías fueron accionados, pero no se encontraron los rastros de los proyectiles dentro del rango de tiro del cuadrante de un posible enfrentamiento. Además, los cadáveres de algunos de los fallecidos presentaban señales de haber sido cambiados de sitio.

Por otro lado, la investigación ha confirmado que el mayor Elkin Molina, quien comandaba el operativo de la comisión especial de la Policía Judicial (DIJIN), efectivamente alcanzó a sostener una comunicación de 15 segundos con el comando del Cuerpo en Bogotá. Al parecer, pidió ayuda mientras estaban siendo atacados, según indicó el teniente con el que habló, el cual le comunicó inmediatamente a sus superiores la situación.

El grupo especial de la DIJIN fue atacado, además de los disparos de los militares, con dos granadas de fragmentación que tuvieron que ser lanzadas también desde una distancia muy cercana. Este es uno de los puntos más importantes que se está estudiando, ya que puede determinar la responsabilidad de los atacantes en el múltiple homicidio.

La investigación que dirige la Fiscalía colombiana plantea, por el momento, tres hipótesis a la espera de la llegada de más pruebas sobre lo ocurrido. Así, el informante de la policía, contratado por un tercero pudo haber llevado a los agentes de la DIJIN hacia una trampa; el grupo militar podría haber estado al servicio de una persona al margen de la ley. No obstante, no se descarta la posibilidad de que se tratara de un error militar.