7 de noviembre de 2007

Colombia.-La OEA asegura que en las antiguas regiones de las AUC ahora están ocupadas por la guerrilla y el narcotráfico

WASHINGTON, 7 Nov. (EP/AP) -

Algunas regiones de Colombia controladas por los ahora desmovilizados paramilitares están siendo ocupadas por la guerrilla y por los narcotraficantes ante la falta de una presencia importante de la fuerza pública colombiana, según un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) difundido hoy.

En la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), "sectores del narcotráfico vieron una oportunidad de ganar el control de zonas de cultivos de uso ilícito y corredores" para el transporte de las drogas, agregó. Asimismo, se observaría "una presencia más visible la guerrilla, desarrollando acciones concretas".

El informe es el décimo que elabora la llamada Misión de la OEA de apoyo al proceso de paz en Colombia (MAPP/OEA), y fue presentado por el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, ante el Consejo Permanente conformado por los embajadores de los 34 Estados miembros. El Gobierno del presidente, Alvaro Uribe, comenzó la desmovilización de la AUC en 2003. El vicepresidente, Francisco Santos, en una visita la semana pasada a Washington, proclamó que Colombia estaba "libre de paramilitares" con la desmovilización de más de 22.000 combatientes.

La OEA indicó que si bien el Estado estaba realizando esfuerzos para "una mayor presencia" de la fuerza pública en diferentes zonas del país, "en algunas regiones que hacían parte de las zonas de influencia de las desmovilizadas autodefensas (...) tiene ahora una presencia más visible la guerrilla".

Igualmente, indicó que en dos años de aplicación de la ley de justicia y paz, "con el consiguiente esfuerzo institucional para encausar las versiones libres de los desmovilizados, las investigaciones, las acciones destinadas a la reparación y el acompañamiento a las víctimas, se presentan situaciones que generan escenarios de incertidumbre y podrían eventualmente comprometer lo alcanzado hasta ahora".

"Tras la desarticulación de las estructuras paramilitares, comenzaron a emerger organizaciones que buscan mantener la influencia ilegal en determinadas áreas en las que el Estado aún no ha logrado restablecer plenamente su presencia", aseguró la OEA, que indicó que incluso "algunos integrantes de las AUC desarticuladas pasan a formar parte de ejércitos privados al servicio del narcotráfico, con una marcada naturaleza mafiosa".

"Se evidencian entonces una serie de transiciones que le van a imprimir un nuevo carácter al fenómeno, desbordando el objeto de la verificación de la MAPP/OEA, el cual es la desarticulación de la estructura armada de las autodefensas", destacó la organización.

Además, la OEA resaltó que el incremento de las acciones violentas en algunas regiones "ha estado relacionado con las disputas y vendetas que se han dado en el interior de estas nuevas organizaciones, lo cual ha repercutido en el asesinato de mandos medios, así como la muerte y el desplazamiento de los desmovilizados".