29 de diciembre de 2006

Colombia.- La OEA expresa su preocupación por el asesinato del ex paramilitar que coordinó la desmovilización en Córdoba

BOGOTÁ, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la misión de apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) al proceso de paz entre el Gobierno y las autodefensas, Sergio Caramagna, afirmó hoy que es "muy preocupante" y "causa alarma" el asesinato ayer en Medellín del ex paramilitar que coordinó la desmovilización en el departamento de Córdoba, Jairo Andrés Angarita.

En declaraciones a la emisora local 'Caracol Radio' recogidas por Europa Press, señaló que "son varios los ex mandos medios de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que han sido asesinados, lo que constituye un motivo de alarma y preocupación por parte de la OEA".

Caramagna exhortó a la Fiscalía para que avance rápidamente en la investigación del asesinato de Angarita, ex hombre de confianza del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso y quien había prometido denunciar los vínculos entre diferentes sectores de la sociedad del departamento de Córdoba con los grupos de autodefensas.

El representante de la OEA agregó que los 57 ex jefes paramilitares que están recluidos en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí están muy preocupados por su seguridad y la de los desmovilizados que están libres, después de los asesinatos ocurridos en las últimas semanas.

Por instrucciones de la Presidencia y de La Dirección General, la Policía Metropolitana, junto con la Fiscalía, conformó un equipo altamente especializado para investigar la muerte de Jairo Andrés Angarita, lugarteniente de Salvatore Mancuso.

DESMOVILIZADO EN ENERO

Personal de la Policía Judicial (Dijín) de Bogotá y Medellín, con apoyo de la Fiscalía y de la Policía de Córdoba, que ya investigaban los asesinatos de otros desmovilizados en los dos departamentos, asumió la investigación sobre la muerte de Angarita, un ex oficial de la Fuerza Aérea que fue jefe militar de los bloques San Jorge y Sinú de las autodefensas, comandados por Salvatore Mancuso, pero que se desmovilizó el pasado 15 de enero con el bloque Córdoba.

De acuerdo con los datos que los investigadores tratan de precisar, Angarita, a quien un sicario asesinó ayer en un restaurante, había llegado a la capital antioqueña sin advertir a ninguna autoridad para entrevistarse con una persona de su entera confianza y pretendía regresar a Montería, donde residía, en el primer vuelo disponible.

Un teléfono móvil hallado en el lugar donde ocurrió el crimen, algunos documentos encontrados en la vivienda de Angarita en Montería, así como datos aportados por testigos y la red de cooperantes, en la capital de Córdoba y Medellín, están siendo valorados por los investigadores para identificar móviles y sindicados.

POSIBLE VENGANZA PERSONAL

Para el general Marco Antonio Pedreros, el caso podría obedecer a una venganza personal y no tiene, por el momento, relación alguna con otros casos donde han muerto varios desmovilizados de otros bloques de las autodefensas.

El gobernador del departamento de Córdoba, Libardo López, confirmó el asesinato de Jairo Andrés Angarita, quien fuera postulado como diputado a la Cámara de Representantes por la actual senadora Zulema Jattin.

Según López, el crimen ocurrió en un restaurante situado en el oeste de Medellín cuando dos desconocidos a bordo de una moto interceptaron al desmovilizado paramilitar y le dispararon en repetidas ocasiones.

El pasado día 8, Angarita aseguró en Córdoba que tenía pruebas de posibles nexos de varios políticos con las autodefensas y cómo se negociaron cargos públicos en este departamento.