9 de febrero de 2007

Colombia.- La OEA no cree que las 'Águilas negras' sean un grupo paramilitar, sino bandas distintas sin coordinación

Una investigación de noviembre decía que podría estar formado por ex 'paras' que querían recuperar el control perdido en el proceso de paz

BOGOTÁ, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la misión verificadora de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Colombia para el proceso de paz con las autodefensas, Sergio Caramagna, afirmó hoy que no cree que exista un nuevo grupo paramilitar conocido como 'Águilas negras' que opere a nivel nacional, sino que se trata de diferentes bandas emergentes que buscan agruparse bajo un mismo nombre.

En declaraciones a la emisora local 'Caracol Radio' recogidas por Europa Press, Caramagna manifestó que es apresurado agrupar a todos los grupos delincuentes emergentes bajo el nombre de 'Águilas negras' porque responden a motivaciones distintas.

"Algunas de las bandas emergentes se centran en el narcotráfico, otras se dedican a la delincuencia común, pero no existe una coordinación ni una jerarquía que demuestre que operan a nivel nacional", agregó.

Sobre las denuncias realizadas por varios desmovilizados de las autodefensas y de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el jefe de la misión de la OEA señaló que está investigando junto con altos funcionarios de la Alcaldía de Bogotá una posible campaña de reclutamiento que habrían emprendido las 'Águilas negras' en el sur de la capital del país.

Caramagna indicó que la OEA tiene conocimiento sobre el rearme de unas 3.000 personas en varios grupos emergentes, cifra inferior a la revelada por el jefe paramilitar desmovilizado Salvatore Mancuso, quien en su página de Internet señaló que al menos 5.000 combatientes se habrían reagrupado bajo el comando de los ex jefes 'paras' que no se sometieron a la Ley de Justicia y Paz, marco legal del proceso de paz con las AUC emprendido por el Gobierno en 2003.

INVESTIGACIÓN EN NOVIEMBRE

El pasado mes de noviembre, las autoridades colombianas señalaron a las 'Águilas negras' como un grupo patrocinado por narcotraficantes y del que formaban parte los paramilitares que dijeron haberse desmovilizado pero que no habían entregado las armas en el proceso de paz. Además, lo situaban en cinco regiones del país.

De hecho, Uribe ordenó su persecución tras el atentado con coche bomba en una escuela militar de Bogotá a finales de octubre, aunque el Gobierno, y el propio presidente, siempre responsabilizó de este ataque a la guerrilla de las FARC.

Según un informe de la investigación sobre las 'Águilas negras' en noviembre, el objetivo de la creación de este grupo sería "retomar el control perdido en el proceso de desmovilización (de las AUC) y reanudar actividades del narcotráfico en el Catatumbo y el municipio de Puerto Santander".

Los investigadores estimaban en noviembre que las 'Águilas negras' en el departamento del Norte de Santander tenían 360 integrantes y que estaban patrocinadas por los 'Pepes', los 'Boyacos' y los 'Pulpos', grupos del narcotráfico de la región.

Los informes oficiales señalaban que en Caquetá las 'Águilas negras' surgieron tras la desmovilización, febrero de 2006, del frente Andaquíes. Según un documento oficial, jefes de ese grupo conformaron esta estructura para manejar el narcotráfico en la zona.

Sin embargo, el jefe de la misión de la OEA expresó hoy sus sospechas de que las 'Águilas negras' sean un grupo organizado y unido, sino que podría tratarse de diferentes bandas sin coordinación y con jerarquías distintas.