14 de diciembre de 2006

Colombia.- Los paramilitares comienzan a acudir ante la Justicia para confesar sus crímenes y reparar a las víctimas

BOGOTÁ, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los paramilitares colombianos desmovilizados comienzan hoy a presentarse ante la Justicia para confesar sus crímenes y reparar a las víctimas, un proceso sin precedentes que, no obstante, comienza con grandes dudas sobre la solidez de las pruebas de la Fiscalía y la participación de las víctimas en los procesos judiciales.

Los procesos, a los que en teoría se someterán 2.695 ex miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), tienen hoy su primer capítulo en la sede de la Fiscalía de Justicia y Paz en Barranquilla, en el departamento del Atlántico según informa el diario local 'El Tiempo'.

El primero en dar su versión libre será Willson Salazar Carrascal, alias 'El Loro', un mando medio que operaba en el sur de esa región. Antes de que termine el año, otros tres 'paras' deben haber confesado, entre ellos un peso pesado de las AUC: Salvatore Mancuso.

La manera en que arranquen estos procesos marcará, en buena medida, cuál será la dosis de verdad, justicia y reparación tras la negociación que llevó al fin de las Autodefensas Unidas de Colombia y a la desmovilización de casi 31.000 de sus hombres.

"Nos vamos a probar todos. Vamos a probar si la Fiscalía está lista para iniciar las versiones. Vamos a probar si los miembros de las autodefensas van a decir la verdad. Y vamos a probar si el Gobierno está listo para poner a disposición de la Fiscalía a las personas que sean requeridas", afirmó esta semana el fiscal general, Mario Iguarán.

Precisamente, la Comisión Nacional de Reparación, encargada de velar por los derechos de las víctimas, alertó ayer sobre nuevos obstáculos para que éstas participen en los procesos contra sus verdugos a pesar de los mandatos de la Corte Constitucional.

El pasado 6 de diciembre, la Fiscalía expidió una resolución que condiciona la presencia de las víctimas en las versiones libres de los 'paras' para que prueben el daño material que sufrieron. Además, les exige que renuncien a la protección de su identidad.

"Una restricción a una sola víctima daría lugar a un proceso ante el Sistema Interamericano de Justicia y pondría en riesgo la legitimidad de los juicios que se hagan en Colombia", aseguró un abogado consultado por 'El Tiempo'.

PRUEBAS Y TESTIMONIOS

Después de las diferencias entre el Gobierno y la Fiscalía por la demora en el inicio de las versiones libres, también subsisten reservas sobre la solidez de las pruebas que el organismo ha podido construir contra los paramilitares.

Cuando la Fiscalía recibió las listas de Justicia y Paz, en septiembre, sólo 14 de cada 100 'paras' postulados estaban plenamente identificados. Lo que ha venido haciendo desde entonces el Ministerio fiscal es reunir procesos y escuchar a unas 2.000 víctimas que han denunciado.

"Contra los jefes más reconocidos hay condenas y denuncias, pero en la mayoría de casos será difícil establecer cargos concretos. El Gobierno no preguntó lo que tenía que preguntar en las desmovilizaciones y a la Justicia le va a hacer falta ese tiempo perdido", señaló Carlos Rodríguez, de la Comisión Colombiana de Juristas.

Sin embargo, el escándalo 'parapolítico' y la crisis de los diálogos con el Gobierno han llevado a los ex miembros de las AUC a amenazar con romper el proceso de paz. Según destaca Luis González, director de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, si no hay confesiones plenas los acusados, se exponen a la pérdida de los beneficios.