7 de diciembre de 2012

Colombia.- Santos aboga por un cambio global en la lucha contra las drogas al considerar que "ha fracasado"

BOGOTÁ, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha abogado este jueves por un cambio global en la lucha contra las drogas, al considerar que "ha fracasado", a tenor de que en los países demandantes, como Estados Unidos, ha comenzado a legalizarse el consumo de algunas sustancias.

"La guerra global contra las drogas ha fracasado y ha tenido numerosas consecuencias devastadoras a nivel mundial", ha dicho Santos en el foro celebrado con motivo del Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, según ha informado la revista colombiana 'Semana'.

El presidente no ha formulado ninguna propuesta concreta, aunque en ocasiones anteriores ha especulado con la posibilidad de legalizar el consumo de determinadas drogas para acabar con las redes internacionales de narcotráfico y las organizaciones criminales asociadas, que azotan con especial virulencia a América Latina y el Caribe.

No obstante, Santos ha subrayado que la lucha contra las drogas "debe ser un esfuerzo de todos" los países. "Hasta que no consigamos otro camino, nos toca seguir en lo mismo porque, ¿Y si mañana legalizamos la droga?, Se nos viene el mundo encima", ha explicado.

A este respecto, ha recordado que "en Colombia el narcotráfico es un problema de seguridad nacional" porque "es la fuente de toda la violencia", por lo que "si bajamos la guardia, inmediatamente nuestros enemigos se van a fortalecer".

Además, Santos ha considerado que "es contradictorio" que mientras a los productores de droga se les detiene, a los demandantes se les permite consumir libremente, apuntando, en concreto, a los estados estadounidenses de Washington y Colorado, donde se ha legalizado la marihuana.

"Entonces, voy al (departamento colombiano de) Cauca, hay un campesino cultivando marihuana y le digo: 'Usted está cometiendo un ilícito penal. Erradique o se va para la cárcel', y allá el 'gringo' en Washington o Colorado está metiéndose su 'bareta', tan tranquilo", ha ejemplificado.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

El mandatario también ha considerado necesario cambiar las políticas de prevención y tratamiento para el consumo de drogas a nivel mundial, abogando por enfocar el problema como un problema sanitario y no como un problema jurídico.

"Si un hijo mío --Dios no lo quiera-- se vuelve drogadicto, prefiero mandarlo a una institución a que lo curen y no a la cárcel. Creo que hay una gran diferencia de lo uno a lo otro. En la cárcel posiblemente lo corrompan más y lo tuerzan más", ha indicado.

LLAMAMIENTO INTERNACIONAL

Santos es uno de los firmantes de la carta pública difundida el pasado miércoles en Reino Unido por la Fundación Beckley, que afirma que "50 años después de la Convención Única sobre Estupefacientes de Naciones Unidas, la guerra contra las drogas ha fracasado" y aboga por "minimizar los daños" de las drogas.

La organización británica ha señalado que, según la ONU, actualmente hay más de 250 millones de consumidores de droga en el mundo y que su número sigue aumentando "incluso entre los consumidores de los estupefacientes controlados más importantes". "Su suministro es más barato, más puro y más accesible que nunca", ha aseverado.

La Fundación Beckley ha indicado que todo ello ha hecho que "las drogas ilícitas constituyan actualmente la tercera industria más rentable del mundo, después de la industria alimenticia y petrolera, con un valor estimado de más de 350 billones de dólares anuales, completamente bajo el control de criminales".

Además, ha incidido en las consecuencias, apuntando que "la lucha contra las drogas le cuesta al contribuyente mundial incalculables billones anuales, que la corrupción entre los políticos y funcionarios, especialmente en los países productores y de tránsito, se ha extendido como nunca y que decenas de miles de personas mueren cada año" a causa del narcotráfico.

Así, ha considerado que "ya es hora de que los líderes mundiales evalúen de manera fundamental las estrategias con las que han respondido al fenómeno de las drogas". "Ya que no podemos erradicar la producción, la demanda o el consumo de drogas, debemos encontrar nuevas maneras de minimizar los daños", ha estimado. "Rompamos con el tabú del debate y la reforma", ha instado.