24 de febrero de 2014

Trescientas personas abandonan sus casas en medio de un fuego cruzado entre Ejército y las FARC

Trescientas personas abandonan sus casas en medio de un fuego cruzado entre Ejército y las FARC
COLPRENSA

POPAYÁN, 24 Feb. (Colombia/EP) -

Un enfrentamiento entre el ejército y el sexto frente de las Farc, dejó como consecuencia la muerte de Juan Gabriel Betancurt, soldado profesional adscrito a la tercera división del Ejército.

En la misma zona del municipio de Jambaló, 300 personas tuvieron que salir de sus viviendas para evitar quedar en medio del fuego cruzado.

En la vereda Guayope, una de las zonas más altas del municipio de Jambaló, empotradas sobre la cordillera central, se libró uno de los combates mas intensos que la fuerza pública ha sostenido con la guerrilla de las Farc durante el presente año.

De acuerdo con la información obtenida, soldados de la denominada Fuerza de Tarea Apolo buscaban un reducto guerrillero que tenía como intención entrar al municipio de Jambaló y atacar el puesto de policía.

"Descubrimos un plan que incluía ataques contra el Ejército, la Policía y la población indígena de los resguardos ubicados en Jambaló", señaló el general Wilson Cabra, comandante de la unidad militar que opera en el nororiente del Cauca.

En medio del avance de los soldados y mientras esperaban sorprender a los subversivos, estos se encontraron primero a los militares iniciándose el choque armado que se extendió hasta la mañana de este lunes.

"Sostuvimos un combate de encuentro con bandidos de la columna móvil Jacobo Arenas, al mando de alias 'el Pija'", añadió el alto oficial. Durante los enfrentamientos, cayó el soldado Juan Gabriel Betancur y otros dos miembros de la institución resultaron con heridas por esquirlas, pues según se indicó también hubo uso de explosivos no convencionales por parte de la guerrilla.

DESPLAZAMIENTO FORZADO

Cuando se iniciaron los combates, Marcos Cuetia, uno de los líderes nativos, asegura que la comunidad salió inmediatamente de sus viviendas buscando refugio en los albergues y sitios de concentración.

Los niños y las mujeres emprendieron primero el camino y los hombres, la mayoría conformando la guardia indígena, se quedaron en las zonas cercanas a las viviendas para proteger los bienes de los desplazados.

Muy cerca del lugar, en la vereda Chimicueto, límites entre Toribío y Jambaló, una misión humanitaria conformada por lideres indígenas fue atacada a tiros, en un hecho que dejó tres personas heridas. Las victimas fueron identificadas como Nelson Pilcué, Yoiner Medina y Germán Valencia este último, hermano del candidato presidencial Feliciano Valencia.

Fue el aspirante presidencial y líder nativo del norte del Cauca, quien a través de las redes sociales, denunció que la población civil, nuevamente fue afectada por los continuos combates que ya se han presentado en varias ocasiones durante este año.

"Nos dirigíamos hasta Jambaló para prestar asistencia humanitaria a la población civil que ya se encontraba en asamblea permanente cuando de pronto empezaron a disparar, hacia la camioneta en donde viajaban ocho personas incluyendo el conductor", señaló Valencia.

Los tres afectados, con heridas en diferentes partes del cuerpo, fueron atendidos en el hospital de Santander de Quilichao y posteriormente dados de alta.

GUARDIA INDÍGENA EN MISIÓN VERIFICADORA

A cada una de las zonas de donde salieron desplazadas las comunidades, se inició el retorno con el acompañamiento de las autoridades nativas. De acuerdo con Silvio Dagua, alcalde de Jambaló, por los enfrentamientos al menos ocho viviendas y una escuela sufrieron afectaciones.

"La inspección de Policía y la Personería, hicieron la revisión de los daños y me informaron que varios disparos impactaron en las casas y la institución educativa, sin embargo no son situaciones de consideración, que puedan afectar la estructura", indicó el mandatario local.

En la misma zona en la que se presentaron los combates, la guardia indígena culminó una labor de verificación ante el número de accidentes con artefactos explosivos abandonados y munición sin explotar que han terminado por causar heridas a la población.