6 de julio de 2015

Compatibilizar trabajo y familia, asunto del siglo XXI según Grynspan (SEGIB)

Compatibilizar trabajo y familia, asunto del siglo XXI según Grynspan (SEGIB)
EUROPA PRESS

MADRID, 6 Jul. (Notimérica) -

El gran tema del siglo XXI es poder compatibilizar el trabajo y la familia dentro de los esfuerzos hacia la equidad de género, según ha declarado este lunes la secretaria general Iberoamericana Rebeca Grynspan.

Grynspan participó en la 13 edición del Foro Mujer y Liderazgo, de la escuela de negocios ESADE, que tenía como objetivo hablar acerca de "los retos de las mujeres en América y Europa frente a los desafíos económicos y sociales del siglo XXI".

En la conferencia, Grynspan, al frente de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) recalcó, de acuerdo con Notimex, que "la familia no es un agente externo a la sociedad", por lo que "tiene que haber esa conciliación".

Asimismo, lamentó que en algunos países desarrollados muchas parejas jóvenes pospongan el momento de tener hijos, hablando del caso español, donde "no tienen ni la tasa de reposición, ya que si hay niños es por la población migrante", valoró Grynspan.

Sobre este mismo asunto, opinó acerca de los países escandinavos, los cuales, han hecho grandes esfuerzos para compatibilizar la familia con el trabajo, siendo sociedades desarrolladas.

EL PAPEL DE LA MUJER EN AMÉRICA LATINA.

Respecto a la región de América Latina, Grynspan enfatizó que se han dado muchos avances en relación a la igualdad de sexos, aunque aún hay mucho por hacer. "El carácter de este siglo va a depender de cuánto avancemos en este tema, en el de la equidad de género", destacó.

La secretaria del SEGIB también subrayó que un gran cambio fue "el acceso de las mujeres a posiciones de poder legislativo y político".

"En los países de América Latina hay más de un 30 por ciento de mujeres en parlamentos, una masa crítica para influenciar la sociedad", añadió.

Asimismo, Grynspan informó que más de la mitad de los estudiantes universitarios de la región son mujeres, mientras que de un 70 por ciento de la población universitaria que por primera vez en la historia de sus familias llega a ese nivel, el 50 por ciento son mujeres.

De acuerdo con la ponente, el papel de la educación en este proceso ha sido crucial, consiguiéndose no sólo una mejora en la accesibilidad de las mujeres a puestos de trabajo, sino también en la preparación de los ciudadanos en general al mercado laboral.